El baloncodo, un deporte nacido en la UMA que busca su propio hueco

El deporte, que empezó jugándose en las pistas de baloncesto, ya se juega también sobre arena. :: crónica/
El deporte, que empezó jugándose en las pistas de baloncesto, ya se juega también sobre arena. :: crónica

Esta disciplina, una de las nuevas incorporaciones del Trofeo Rector, surgió a partir de la tesis doctoral de un exalumno de Educación Física

CARLOS MARTÍNEZ MÁLAGA.

Una de las novedades de la presente edición del Trofeo Rector es el baloncodo, un deporte que sin duda llamará la atención durante la competición. El codo es una parte del cuerpo con la que no se suele practicar ningún deporte, pero esta nueva modalidad rompe esquemas y se convierte en la articulación protagonista.

El baloncodo surgió por casualidad en el año 2015, así lo confiesa su inventor Norberto Domínguez, un profesor de Educación Física graduado en la UMA que baso parte de su tesis doctoral en este deporte: «Surge como fruto de mi tesis doctoral, que se centró en el periodo de la vuelta a la calma tras un deporte. Yo soy profesor y durante un ejercicio de vuelta a la calma en el colegio donde daba clases, el CEIP Hans Christian Andersen, utilizando balones suizos un alumno tiró la pelota hacia mí. Al pasar tantas horas de pie, pongo los brazos en jarras y de manera instintiva le di a la pelota con el codo. Uno de los niños me dijo que parecía el Cenachero». Con un simple gesto se había plantado la semilla de un deporte que está en una fase de crecimiento imparable.

Un deporte integrador

La disciplina enfrenta a parejas mixtas en una pista de baloncesto, aunque también se juega en playa Las reglas de este juego incluyen términos con tradición malagueña como la biznaga

El baloncodo tiene un amplio carácter malagueño, que no se limita a la postura típica del Cenachero. «Los alumnos empezaron a interesarse por lo símbolos de Málaga y descubrieron la biznaga. Así se fue desarrollando el deporte, como un juego para que hicieran ejercicio y aprendieran aspectos culturales». En cuanto a la superficie sobre la que practicar el baloncodo, Norberto Domínguez explica que la pista de baloncesto fue la elegida por las dimensiones y por la facilidad de encontrarlas en todos los colegios. «Decidimos también ponerle el nombre de biznaga al área de triple por su parecido», indica.

El Trofeo Rector incorpora un deporte que busca integrar a mujeres y hombres en un mismo equipo, ya que el juego enfrenta a parejas mixtas. Las reglas son muy sencillas y está en vías de expansión en cuanto a superficies de juego, puesto que ya se práctica por un nutrido grupo de aficionados (casi todos relacionados con la Facultad de Educación) en la playa y la intención es llevarlo también al césped. El plazo de inscripciones para el Trofeo Rector se abrirán más adelante, puesto que el torneo se jugará a partir de enero de 2018 (aún no tiene fecha).

Una muestra de que en el mundo del deporte no está todo inventado. De una casualidad, de un simple gesto puede nacer un deporte que busca expandirse por todo el mundo. Los inicios no son fáciles pero la ilusión puede con todas las barreras.

Fotos

Vídeos