Diario Sur

Un profesor de la UMA participa en un estudio internacional sobre el maíz

Rafael Cañas, junto a las muestras que usó para su estudio de maíz.
Rafael Cañas, junto a las muestras que usó para su estudio de maíz. / Andrea Jiménez
  • La investigación que lidera Rafael Cañas busca mejorar las técnicas de cultivo para producir más grano utilizando menos fertilizantes

málaga. Tras casi siete años de investigación sobre el maíz, la planta más cultivada del mundo, el profesor de la UMA Rafael Cañas ha conseguido encontrar nuevas formas de producción con un menor uso de fertilizantes. Este avance, en el que han participado universidades de diferentes países, produciría una mejora en las distintas líneas de maíz y una mayor producción de grano, pero con una menor contaminación del medio ambiente.

Según explica Cañas, investigador del Departamento de Biología Molecular y Bioquímica, para llevar a cabo este proyecto se tomaron 19 líneas diferentes de maíz, procedentes de diversas partes de Europa y América, que cubrían toda la variabilidad genética de esta planta en el mundo. A partir de estas muestras, se analizó el metabolismo de sus hojas en diferentes tiempos. «Hemos relacionado eso con la producción de grano y una serie de características del maíz a la hora de analizar los nutrientes que tiene en el suelo y demás», señala.

A partir de estos análisis, lo que pretenden conseguir es mejorar las líneas de maíz respecto al uso de fertilizantes, lo que provocaría una mejora a nivel económico y medioambiental, ya que « la producción de fertilizantes nitrogenados cuesta mucho dinero, y sobre todo se usa mucho petróleo, por lo que hay una emisión de gases de efecto invernadero muy grande», apunta el investigador.

Daño al medio ambiente

Con este menor uso de fertilizantes se filtraría al agua dulce una cantidad inferior de estos compuestos, que acaban llegando a ríos, mares y lagos, lo que crea un proceso llamado eutrofización que, como explica Cañas, es «la proliferación incontrolada de algas en las aguas, que consumen mucho oxígeno y crean una alta mortalidad en peces. Realmente es un grave problema medioambiental».

El estudio ha sido llevado a cabo en colaboración con el Instituto Jean-Pierre Bourgin del INRA en Versalles (Francia), en el que Cañas pasó cuatro años. También han participado el Centro Bordeaux-Aquitaine del INRA en Burdeos (Francia), la Universidad de Angers (Francia), el Centro Génétique Quantitative et Évolution/Le Moulon del INRA en Gif-sur-Yvette (Francia), la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y la Universidad de Pennsylvania State (EE UU).

Actualmente, Cañas tiene otro proyecto de investigación entre manos, con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad, concretamente el programa de ‘Proyectos de I+D+i para Jóvenes Investigadores’. En este estudio Cañas investiga el metabolismo del nitrogenado de las coníferas, usando una técnica láser llamada ‘microdisección láser’, que consiste en usar cortes de tejido de estas plantas para «analizar los genes de las mismas y así conocer las características de los ejemplares de zonas concretas», según apunta el profesor, que comenzó este proyecto en febrero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate