Diario Sur

Antonio Negrillo, en la Facultad de Comercio :: m. r.
Antonio Negrillo, en la Facultad de Comercio :: m. r.

«He sido el típico estudiante malo que no aprobaba nada»

Málaga. Entre los jóvenes malagueños que compaginan estudios y trabajo se encuentra el creador de una de las aplicaciones que más furor ha causado entre la comunidad universitaria desde su creación: Antonio Negrillo, uno de los fundadores de Workkola.

«He sido el típico estudiante malo que no aprobaba nada», reconoce este emprendedor, que hace hincapié en que aunque no se parta de la mejor forma, a base de constancia y esfuerzo se puede llegar a hacer grandes cosas.

Desde que le picara el 'gusanillo' del emprendimiento, su vida ha dado un cambio radical, ya que ha pasado a dedicarse en cuerpo y alma a desarrollar y trabajar en la plataforma que él mismo ha creado, junto a otros tres compañeros. Todo ello además de sacar adelante la carrera de Marketing.

Puente con la empresa

Su 'startup', que ha logrado hacerse hueco entre los estudiantes de la UMA, actúa como un puente para facilitar las relaciones entre los universitarios que quieras desarrollar sus ideas y las empresas, por otro lado. «De entre nuestros usuarios, uno de los casos de más éxito que hemos tenido fue el de un proyecto que propuso una chica de Comunicación Audiovisual. Una empresa de Barcelona quiso invertir en su idea y lo hizo con más de 50.000 euros», recuerda Negrillo.

Actualmente, este jiennense busca finalizar la carrera de Marketing, de la que solo le quedan dos asignaturas para poder echarle el cierre. Y sabe que si quiere compaginar los estudios con su andadura en el mundo laboral debe hacerlo a base de dedicación y esfuerzo y, sobre todo, aprendiendo a organizarse. «Todo se puede llevar... No es fácil, pero tampoco imposible», asegura Negrillo, intentando animar a los universitarios a seguir su camino. «Eso sí, he acabado sin vida y sin pelo», comenta en tono bromista.

Todo un ejemplo de que las horas de trabajo conllevan numerosos sacrificios, aunque acaban por generar resultados positivos que aprenden a valorarse con el tiempo. Tanto es así que tiene previsto trasladarse a Barcelona estos días por motivos empresariales. Siempre en constante búsqueda por ampliar las fronteras de un proyecto que empezó casi por casualidad.