Diario Sur

La UMA, obligada a sacar a concurso otra vez la nueva Facultad de Psicología

El exdecano de Psicología Julián Almaraz; la vicerrectora Raquel Barco y los arquitectos del proyecto, en la presentación de la maqueta.
El exdecano de Psicología Julián Almaraz; la vicerrectora Raquel Barco y los arquitectos del proyecto, en la presentación de la maqueta. / Crónica
  • Estaba previsto inaugurar el edificio en el curso 2018/19, pero el proyecto acumula ya siete meses de retraso

Nuevo revés a los planes de la Universidad de Málaga respecto a la nueva Facultad de Psicología. El Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta de Andalucía ha estimado el recurso presentado por la Asociación Círculo de Empresas Andaluzas de la Construcción, Consultoría y Obra Pública (CEACOP) contra el anuncio y el pliego de cláusulas administrativas que han regido este procedimiento de contratación, lo que obliga a la Universidad a modificar aquellas cláusulas y sacar de nuevo a licitación el proyecto.

Esto supone que no se podrán cumplir los plazos previstos respecto a la inauguración de la nueva Facultad de Psicología, que ahora comparte edificio con Ciencias de la Educación. Según las previsiones de la Universidad, a finales de junio debería haber estado resuelto el concurso para adjudicar la obra, de manera que el edificio podría haberse inaugurado en el curso 2018/19, tras dos años de obras. El proyecto ya se retrasó casi un año porque AENA rechazó la altura prevista en el proyecto inicial por su cercanía al aeropuerto. En mayo se presentó el proyecto definitivo las ofertas se podían presentar hasta finales del mes de junio.

Dos cláusulas

La asociación empresarial presentó entonces un recurso contra dos de las cláusulas administrativas que rigen el procedimiento de contratación. La secretaria general de CEACOP, Ana Chocano, explica que se recurrieron por una parte la relativa a la valoración de las ofertas y en segundo lugar la referida al pago de intereses de demora. Respecto al primero, la práctica es valorar y puntuar según la rebaja respecto al precio de salida, pero la cláusula se había redactado de tal manera que casi quedaba sin puntuación y el elemento determinante de la adjudicación es la valoración técnica, «que es subjetiva. El órgano contratante podía casi adjudicar a dedo a la empresa que decidiese», señala. Y respecto a los intereses, una de las cláusulas establecía que no se pagarían hasta el final del contrato, incluido el periodo de garantía, que por ley son dos años, «puntuando también que la empresa diese más plazo de garantía». Pero, «por ley, el pago de la administración a cualquier proveedor es de 30 días, y si no paga se generan intereses de demora», recuerda.

La vicerrectora de Smart-Campus, Raquel Barco, confía en que a lo largo de este mes se pueda volver a licitar la obra. Esta situación, reconoce, trastoca los plazos previstos y el edificio no podrá estar en el curso 2018/19. La obra de la nueva facultad de Psicología sale a concurso por algo más de 28 millones de euros, más el iva, que son otros 6 millones, es decir, un total de 34 millones. La parcela donde se ubicará el edificio está frente a la Facultad de Ciencias de la Salud. La UMA ha previsto en sus presupuestos de este año una partida de 4,8 millones. Para 2017 hay previstos otros 16 millones y para el año 2018 otros 13,5 millones.