Diario Sur

Marina Aneas, en la Facultad de Comercio. :: m. r.
Marina Aneas, en la Facultad de Comercio. :: m. r.

«Si tú no inviertes en tu propia idea, ¿quién lo va a hacer?»

Málaga. Universitaria y emprendedora. Este es el perfil de Marina Aneas, estudiante de Marketing en la Universidad de Málaga que busca construir su propio hueco en el mercado laboral y no quiere esperar a acabar los cuatro años de la carrera para lograrlo.

Con la ayuda de otros tres compañeros de facultad y con motivo de un trabajo de clase, Aneas desarrolló una 'startup' en la que hoy día sigue trabajando para potenciar su uso y desarrollo: una plataforma llamada Whispers Live por la que crean conciertos secretos de artistas locales por toda la ciudad.

«Llegué a la universidad creyendo que saldría con trabajo y lista para comerme el mundo, pero me encontré con un amplio grupo de compañeros iguales que yo», explica esta veleña. Ante tanta competencia, fue cuando comprendió que si quería comenzar a forjar su futuro empresarial debía empezar a moverse desde el primer año de carrera.

Una decisión que conlleva un gran esfuerzo y algunas renuncias. Su motivación por emprender y trabajar en constante búsqueda de la mejora le ha llevado a no tener toda la vida social o el tiempo libre que le gustaría, aunque no por ello se lamenta. «Si no inviertes tú mismo en tu idea, ¿quién lo va a hacer?», se pregunta de forma retórica. Una inversión de tiempo y dinero, ya que las ideas, al principio, también requieren de una cierta cantidad económica para poder llevarlas a cabo. «La gente te intenta ayudar, pero nadie hace el trabajo por ti», afirma.

En cuanto a la carrera, coincide con sus compañeros emprendedores. Y es que para poder sobrellevar la vida académica con la laboral debe aprender a organizarse bien y dedicar, si lo requiere, más tiempo a preparar los exámenes, por ejemplo. Sin embargo, Aneas asegura que su escaso tiempo libre le sirve para autogestionarse mejor: «Funciono mejor con estrés, el estrés me hace trabajar».