Diario Sur

De la generación 'ni-ni' a la 'sí-sí'

  • Cada vez más universitarios reivindican el perfil de los jóvenes que trabajan y estudian para labrarse un buen futuro profesional

La generación perdida o 'generación ni-ni'. Así han calificado muchos a los jóvenes de hoy día. Una generalización con la que cada vez más estudiantes están dispuestos a romper. Como los cuatro universitarios que este mes participaron en una charla en la Facultad de Comercio y Gestión de la Universidad de Málaga con motivo de su semana cultural en la que reivindicaron el esfuerzo de la llamada 'generación sí-sí', esto es, la de los jóvenes que compaginan trabajo y estudios. De esta forma, los alumnos allí presentes pudieron conocer, de primera mano, las historias de algunos de sus compañeros que consiguen organizarse para sacar la carrera al tiempo que se desarrollan profesionalmente, muchos de ellos como emprendedores.

Esta innovadora ponencia surgió de la idea de la asociación de estudiantes 'Diferencia' y tras la aprobación del decanato de la Facultad de Comercio y Gestión, que vio con buenos ojos su propuesta. «Este año nos decidimos por este taller, ya que cada vez vemos más estudiantes que compaginan el estudio y el trabajo, no solo siendo emprendedores, sino también en trabajos mas cotidianos», explica la portavoz de la asociación, Ariana Albisbeascoechea. Ella es otro ejemplo de la generación del doble 'sí', además de los ponentes que asistieron a la charla, ya que mientras estudia en la universidad, también trabaja como camarera para generar sus propios ahorros.

Incertidumbre laboral

«Nos gusta contar siempre con alumnos y exalumnos para este tipo de talleres, ya que, primero, la actividad en cuestión siempre será más cercana, más desenfadada y, por último, porque qué mejor que alguien joven que ha estudiado o sigue estudiando lo mismo que tú para explicarte su experiencia», señala Albisbeascoechea.

«Esta es una generación con mejor formación, que les da mayor capacidad para poder aplicarla en cualquier trabajo», explica el vicerrector de Innovación y Emprendimiento, Rafael Ventura, quien trabaja a diario con jóvenes como ellos. «Han aceptado que probablemente no vayan a conseguir un empleo de por vida, dada la incertidumbre del contexto laboral, por ello buscan experimentar y seguir aprendiendo», señala.