Diario Sur

Rosa María Quesada Segura, en la Facultad de Derecho. :: L. PALOMO
Rosa María Quesada Segura, en la Facultad de Derecho. :: L. PALOMO

«He inculcado a mis alumnos que una sociedad más igualitaria será más justa»

  • Rosa María Quesada Catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

Rosa María Quesada Segura (Málaga, es Catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Málaga. Jubilada recientemente de la docencia, acaba de ser galardonada por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), que le ha otorgado el Premio Farola 2016, cuyo objetivo es el de reconocer y valorar la trayectoria de aquellas mujeres profesionales de Málaga que han dedicado su esfuerzo a desarrollar tareas e iniciativas para la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, siendo un ejemplo para la sociedad. La entrega de premios se celebró ayer, 14 de noviembre, en el salón de actos del Instituto de Estudios Portuarios.

-El galardón del IAM ha supuesto el broche de oro a toda una carrera y le habrá hecho repasar toda su trayectoria. ¿Ha logrado alcanzar todas las metas que se propuso cuando se decidió a estudiar Derecho?

-Siempre he sido muy consciente de la injusticia social y consideraba que la igualdad era fundamental para mejorar la situación. Pensé que la mejor forma de ser útil a la sociedad era estudiando Derecho. Mi padre no quería que estudiase esta carrera, pero tomé la decisión porque sabía que ofrecía una formación completa y me ayudaría a crecer como persona, y así fue. Luego decidí hacerme catedrática porque sabía que debía seguir creciendo como profesional y con mucho esfuerzo he logrado gran parte de mis propósitos.

-De los varios premios que ha recibido ¿de cuál se siente más orgullosa?

-Siempre te sientes más feliz del último que has recibido. En este caso, el Premio Farola 2016, es el reconocimiento a todo lo que ha sido mi tema principal de investigación durante 40 años, un tema en el que me he volcado desde muy joven. Que una vez ya jubilada, me brinden este reconocimiento, valorándose la pequeña aportación que yo haya podido hacer a la sociedad a través de mis escritos y en los cambios que hayamos podido producir, sobre todo, a través del Observatorio Jurídico Laboral de Violencia de Género, es algo que me satisface mucho.

-¿Cuál es su labor en el grupo de investigación 'Políticas de Empleo, Igualdad e Inclusión Social'?

-Nuestro grupo de investigación está formado por un número importante de profesores del Derecho del Trabajo y en los inicios estábamos inmersos en un proyecto nacional donde estudiábamos medidas de políticas de empleo. Ordenando de forma más racional el tiempo de trabajo conseguíamos ampliar el volumen de trabajo. Esa fue una de las líneas de investigación que seguimos, para facilitar conciliación laboral y familiar, además de lograr excedencias más largas con la misma finalidad. Pero con el tiempo, cada vez más nos hemos ido acercando al presente título de la investigación, cuyo objetivo es estudiar y publicar varios trabajos en donde hablamos de políticas de empleo, tanto autonómicas como nacionales, y sobre cómo se puede facilitar la inclusión social de aquellos colectivos que tienen más dificultad para poder acceder al empleo, siempre defendiendo la igualdad de oportunidades. Incluso hemos llegado a lograr algunas modificaciones legislativas a través de esos estudios.

-¿Sigue ejerciendo una vez jubilada?

-Tras jubilarme dejé de trabajar como docente en la Facultad de Derecho, pero sigo trabajando haciendo algún trabajo de investigación y escribiendo, todo mucho más tranquila. Después de tantos años, es muy difícil acabar una carrera profesional y no puedes evitar involucrarte o pensar en temas a los que le has dedicado mucho tiempo y mucha energía. Además sigo colaborando en lo que puedo con el Observatorio Jurídico Laboral de Violencia de Género.

-Como defensora de la igualdad, ¿cómo transmitía a sus alumnos que tanto hombres como mujeres deben tener las mismas oportunidades laborales?

-Yo procuraba que todos mis alumnos se concienciasen de que la búsqueda de la igualdad no es un ataque a los varones, sino la busqueda de una sociedad más justa, de que todos somos partícipes. En mis clases de Derecho del Trabajo había muchos temas que debía tratar, como el de los salarios, el despido, la promoción de empleo y la igualdad de oportunidades, de hecho, he procurado que en mis clases los estudiantes comprendan que es un tema que nos afecta a todos y que llegaremos a una sociedad más justa cuando sea más igualitaria. Es necesario que nos impliquemos todos, hombres y mujeres. En ese sentido, los profesores pusimos en marcha durante dos o tres cursos una Titulación Propia de la UMA sobre la violencia de género, a la que asistieron magistrados y fiscales expertos en estos casos y en la cual se ofrecían una serie de créditos. El número de matriculados fue más alto del esperado y todos quedaron satisfechos.