Diario Sur

La UMA se convierte en el referente iberoamericano en la especialización sobre Corea

Estudiantes coreanos en el Jardín Botánico del campus de Teatinos. :: Crónica
Estudiantes coreanos en el Jardín Botánico del campus de Teatinos. :: Crónica
  • El Grado en Estudios de Asia Oriental es el único que forma al alumno en todos los ámbitos del país asiático, más allá del idioma

Desde que comenzara en 2011, el Grado en Estudios de Asia Oriental de la UMA ha superado todas las expectativas. Esta titulación pertenece a Andalucía Tech, y se imparte conjuntamente con la Universidad de Sevilla, pero la universidad malagueña tiene una especialización única: Corea.

Esta mención le convierte en un grado único dentro del ámbito iberoamericano, ya que no existe ningún otro que se especialice tanto en el mundo coreano, tal y como afirma Fernando Wulff, coordinador del grado en Málaga. «Lo que les decimos a nuestros alumnos es que tenemos 500 millones de clientes, porque no hay nada parecido en el mundo latinoamericano».

Wulff fue uno de los promotores de este grado en 2011 junto a Antonio Doménech, profesor del grado y director de la oficina 'Puente con Corea', un lugar que forma parte de un programa de intercambio de estudiantes. Doménech conoce muy bien el mundo coreano, ya que estuvo 10 años viviendo en Corea. «Es una sociedad dinámica, con una democracia joven, surgida después de décadas de opresión. En ese sentido se asemeja a España», afirma.

Ambos expertos coincidieron a la hora de elaborar el programa: era un error formar solo en lingüística. Muchos pueden pensar que este grado trata únicamente la parte del idioma, pero es mucho más que eso, y que lo convierte en único.

Tal y como afirma Doménech, el grado trata de «crear lazos interculturales entre Corea y España, o para el mundo iberoamericano en general». Por ello, hay asignaturas de todo tipo: filosofía, política, sociedad, estrategia, turismo o geografía, entre otras, para que los graduados se conviertan en «mediadores entre estos dos mundos».

Plazas cubiertas

El Grado en Asia Oriental comenzó a impartirse en el curso 2011-2012 con cierta inseguridad por ser una titulación con unas salidas laborales no definidas en ese momento, pero que finalmente se están cumpliendo. «Tenemos alumnos de primero ganando premios de emprendimiento, y cinco graduados que actualmente están estudiando su posgrado en una universidad coreana», afirma Wulff.

Desde su comienzo académico, el grado ha cubierto sus plazas en todos los cursos. Comenzó ofertando 38 plazas, que actualmente se han ampliado a 50. «El cupo siempre se llena, incluso a veces aceptamos a cuatro o cinco personas más. Y siempre se quedan fuera casi el doble de plazas ofertadas», explica Doménech.

Pese a la buena acogida, este proyecto comenzó sin la aprobación de todos. «Al principio la gente fue un poco escéptica, ahora nos miran con sorpresa por donde hemos llegado», señala Wulff, que resalta la importancia que tuvo el ahora rector, José Ángel Narváez, en este proyecto, cuando aún era vicerrector. «Jugó un papel importante para conseguir que Málaga se convirtiera en un referente en Corea», afirma.

Para Wulff, el problema de este tipo de carreras es encontrar especialistas. «Desde luego, nuestros graduados son los mejores especialistas que puede haber en este campo, por lo que también estamos formando a futuros profesores».

Es tan escasa la existencia de estos especialistas que hasta México se ha interesado por ellos. «La Universidad Nuevo León de México nos ha pedido profesores, lo que se traduce en puestos de trabajo para nuestros graduados», subraya Wulff.

El grado también tiene relaciones con muchas instituciones coreanas y empresas, ya que lo consideran un referente dentro del mundo iberoamericano. Por ello, cada vez son mayores las inversiones en este proyecto, que recientemente ha recibido 150.000 euros para los próximos tres años para desarrollar programas en coreano.

«Había tan sólo seis premios donde competían universidades de todo el mundo, y uno de ellos lo ha conseguido la Universidad de Málaga», según afirma Doménech, director del proyecto, que se centrará en dos cuestiones: un grupo de investigación compuestos por alumnos de intercambio entre Corea-España, y la creación de un máster, que será la continuación del grado, y que se realizará en colaboración con la Universidad Coreana de Inch y la Universidad Nuevo León en México, un máster a tres con «relaciones a todos los niveles». La prueba piloto de este máster será un curso de especialización que comenzará en marzo.

Otro de los proyectos que tienen en mente es ser la primera universidad en introducir cuestiones y estudios sobre Vietnam, algo que no se ha hecho hasta ahora.

La apuesta por la investigación es también uno de los puntos prioritarios. «Dentro de este ámbito, en el mundo coreano queda todo por hacer, por ejemplo planificar estrategias para atraer al turismo coreano», explica Wulff.

Libros coreanos

El mundo coreano cada vez se interesa más por Málaga, y prueba de ello es el regalo de la Biblioteca Nacional Coreana, que ha donado más de 5.000 libros a la biblioteca de la Facultad de Estudios Sociales y del Trabajo, donde se imparte la titulación.

Una facultad en la que dicen sentirse muy cómodos. «Mucha gente nos pregunta por qué no estamos en la Facultad de Letras, y es que somos mucho más que eso. Generamos gente que tiene que saber de economía, política, sociedad, no solo de letras, por ello esta facultad es perfecta para nosotros», afirma el coordinador.

«Mucha gente se sorprende del nivel que han adquirido los estudios coreanos en Málaga», afirma Sulhee Kim, una diplomática de la Embajada de Corea en Colombia.

Kim, que se encuentra en Málaga por una beca de investigación, eligió la ciudad por su «buen trabajo sobre Corea». La diplomática considera que Málaga es el referente que deberían seguir universidades de todo el mundo: «En Latinoamérica hay países que no saben nada de Corea, porque siguen el modelo de EE UU».