Diario Sur

Tres universidades españolas se fijan en el modelo deportivo de la UMA

  • Directivos de dos universidades públicas de Barcelona y de la madrileña Camilo José Cela visitan el campus esta semana

málaga. El área de deportes de la Universidad de Málaga se ha convertido en un modelo a seguir. Más allá de sus extensos logros deportivos, por los que ha logrado colocarse en el quinto lugar en el medallero español intercentros, tres grandes universidades a nivel nacional han elegido el modelo de organización deportiva de la UMA como ejemplo.

Este es el caso de las universidades de Barcelona, la Autónoma (también de Barcelona) y la Camilo José Cela, de la Comunidad de Madrid. Las dos primeras, públicas, y esta última privada. Los equipos directivos de dichos centros visitarán la capital costasoleña durante mañana 26 y el jueves 27. Todo ello con el objetivo de observar la organización de las actividades deportivas de la Universidad de Málaga, así como su estructuración y sus proyectos deportivos vinculados con la innovación o la sostenibilidad.

Un programa pionero

«Tenemos un sistema de organización que es la envidia de todos», asegura el director técnico del Área de Deportes de la UMA, Pedro Montiel, quien explica que dicha visita comenzó a gestarse tras una de las charlas que se impartió en el Consejo de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) del pasado año. «Nuestra universidad es pionera en los programas que ofrecemos para que nuestros estudiantes puedan conciliar perfectamente la vida académica con la deportiva», resalta.

Un programa por el que, actualmente 56 deportistas de alto rendimiento, de entre ellos 34 chicos y 22 chicas y que también cursan estudios en diversas facultades de la UMA, cuentan con facilidades para sobrellevar estos dos caminos: el académico y el deportivo.

«Es un honor que universidades como estas, que están a la cabeza del 'ranking' español, quieran aprender de nuestro sistema deportivo», explica Montiel, que destaca la importancia, sobre todo, de la Universidad Autónoma de Barcelona, la mejor valorada.

Durante la estancia de los directivos de dichos centros en Málaga, los responsables del área de deportes de la UMA les ofrecerán charlas especializadas de cada uno de los departamentos que componen el Complejo Deportivo Universitario. Y es que esta es, precisamente, otra de las grandes cualidades del modelo UMA: el aunar profesionales de distintas ramas, más allá de lo plenamente deportivo, como la de calidad, marketing o comunicación interna, que trabajan para construir este modélico sistema.

Entre otros beneficios, los deportistas de alto rendimiento de la UMA, cuentan con una gran flexibilidad en cuanto a la asistencia a clases, así como cambios de grupo o incluso de fecha en los exámenes, siempre que lo justifique una competición deportiva. Además, otra gran aportación de este modelo pionero permite convalidar horas de entrenamientos o concentraciones por créditos de asignaturas. Incluso se abre la posibilidad de solicitar becas económicas con las que poder financiar sus matrículas de la facultad.

Como contrapartida, para seguir este programa, el alumno debe seguir manteniendo una regularidad en cuanto a la vida académica. Por esto, se requiere un mínimo de asignaturas aprobadas anualmente para continuar beneficiándose de este plan universitario. «Es un planteamiento muy similar al que se da en las universidades de Estados Unidos», explica Montiel.

Además, recalca que uno de los programas deportivos vinculados a la UMA que más éxito mantiene actualmente es el de Golf, por el que la universidad costasoleña acoge a jugadores internacionales que continúan con sus estudios en diversas facultades de la UMA y, disfrutan, al igual que el resto de deportistas de alto nivel, de las facilidades del Estatuto del Deportista.

Más allá de los logros deportivos, los buenos resultados académicos se muestran como un factor primordial de la UMA. Por esto, se presta especial atención a cada uno de estos deportistas de alto rendimiento y se les ayuda a crear planes de entrenamientos especializados, gracias en parte al trabajo de un tutor que les asigna el propio centro de estudios.