El PP volvió a rechazar la renovación del edificio hace justo un año

I. GELIBTER

La polémica con el edificio de Mercacentro no es nueva. El pasado mes de febrero de 2017, el pleno municipal rechazó una propuesta del PSOE que pretendía, según el portavoz socialista, José Manuel Serrato, «la supervivencia de un edificio emblemático».

A juicio de Serrato -y del resto de la oposición, que votó entonces a favor-, el Ayuntamiento debería desviar parte del superávit de 2016 a la renovación del mercado. «Mercacentro es el corazón arquitectónico de Fuengirola. Sus paredes llevan décadas siendo testigos silenciosos de los cambios que se producen en nuestro municipio, y su emplazamiento singular lo hace ser parte importante de la arquitectura fuengiroleña», señaló el portavoz en su argumentación.

Tal como afirmó el portavoz hace justo un año, «pueda gustar más o menos, lo que sí es cierto es que supone una fuente de ingresos (en algunas ocasiones, la única) para varias familias fuengiroleñas, que como tales deben encontrar una mano amiga en el Consistorio y una solución a una dejadez que ya no soporta más proyectos fracasados», sentenció, poniendo como ejemplos actuaciones similares en otros municipios, como Málaga capital.

La negativa a esta propuesta por parte del equipo de Gobierno fue defendida en aquel pleno por la propia alcaldesa, Ana Mula, que además de no considerar emblemático el edificio y de explicar que el Consistorio se ha venido haciendo cargo de cuestiones que no le competían -como el pago de la luz, el agua o el mantenimiento del edificio-, señaló que desde el equipo de Gobierno se habían mantenido reuniones con los concesionarios, y que éstos le habían trasladado que no tenían intención de «parchear» el edificio, como lo calificó la alcaldesa durante su intervención, e insistió en que trasladar a la planta de abajo los puestos es imposible por una cuestión de espacio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos