El volumen de vehículos y la falta de aparcamientos colapsan el tráfico en La Cala

Los coches están obligados a acceder al pueblo para salir. / Iván Gelibter

La señalización obliga a pasar por el centro del núcleo poblacional tras salir de la gasolinera y la explanada para coches está cerrada por la feria

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El problema es habitual, pero el aumento en el número de coches y de visitantes está empeorando la situación. El núcleo de La Cala de Mijas lleva al menos dos semanas viviendo a diario una situación cercana al caos que está siendo provocada por varias cuestiones que están coincidiendo.

El problema principal radica en la obligatoriedad de que todos los vehículos procedentes del carril de servicios de las dos gasolineras de la zona tengan que atravesar el centro del pueblo, «como si el bulevar fuese una carretera nacional», señala el presidente de la asociación de vecinos, lo que a su juicio está destruyendo La Cala como pueblo tranquilo de atracción turística. «Como no se le ponga una solución a esta situación, La Cala va terminar muriendo de éxito», añade.

De esta manera, todos estos vehículos deben pasar por unas calles que, de por sí, ya tienen bastante congestión en la época estival.

A juicio de los vecinos, La Cala está soportando altísimos niveles de circulación, incomodidades, contaminación, ruidos, peligrosidad, e incluso la circulación de vehículos pesados y vehículos cargados de mercancías peligrosas, un extremo que se puede confirmar a cualquier hora del día. «La Cala como destino turístico de calidad no merece el maltrato que esta soportando, y los caleños tampoco merecemos ver impotentes como se está destruyendo año a año nuestra calidad de vida en uno de los paraísos más hermosos y tranquilos de la Costa Del Sol, al que se le está sometiendo a un injusto castigo debido al excesivo tráfico, que está consiguiendo que cada temporada estival sea más insoportable para vecinos y turistas», sostiene el responsable vecinal.

Problemas para aparcar

El segundo gran problema que tiene esta zona turística es el de los aparcamientos. Acrecentado durante el verano, la solución que ha venido aplicándose con un éxito relativo ha sido la utilización de la explanada del recinto ferial –situada al otro lado de la autovía– para poder estacionar los vehículos.

Sin embargo, en estos días dicha explanada se encuentra clausurada a causa de la celebración de la feria, que comienza en los próximos días. Una vez acabe, el problema de aparcamiento concreto menguará, aunque resulta «evidente» para los vecinos que se hace necesaria la construcción de un parking para poder aliviar la zona.

Fotos

Vídeos