Cuando lo viral se queda a medias

La carta-denuncia de la progenitora de un colegio de Fuengirola se extiende por redes obviando el verdadero objetivo de profesores, del claustro y de la AMPA

Carta-denuncia. Texto sin firma publicado en Facebook y que se hizo viral por las redes sociales desde el pasado sábado/SUR
Carta-denuncia. Texto sin firma publicado en Facebook y que se hizo viral por las redes sociales desde el pasado sábado / SUR
Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Este fin de semana se ha hecho viral a través de las redes sociales la carta manuscrita y anónima de una madre en la que denuncia la actividad programada por el Colegio de Educación Infantil y Primaria ‘Andalucía’ de Fuengirola en el centro comercial de El Corte Inglés de Mijas. Una queja donde la progenitora obvia y desvirtúa el verdadero objetivo de esta actividad docente complementaria vinculada al programa de educación por proyecto –un método educativo que apuesta por un papel más activo del alumno en el proceso de aprendizaje mediante la ampliación de sus conocimientos y el desarrollo de sus habilidades– y que cuenta con el respaldo del profesorado, el claustro y el consejo escolar y el AMPA de este colegio, donde estudian unos 700 alumnos y está considerado por la Delegación de Educación como uno de los centros de buenas prácticas de la provincia.

«No me parece una excursión adecuada para niños de seis años a dos meses de Navidad. No me parece nada educativa ni divertida. Cualquier familia que resida en Fuengirola conoce El Corte Inglés y no creo que sus instalaciones sean un museo como para ir de excursión. Y, por último y más importante, muy recalcado, me parece puro consumismo y marketing, cosa de la que me niego totalmente a hacer partícipe a mi hijo con seis años habiendo muchos sitios bonitos por visitar. Procuro inculcarle valores en la vida y enseñarle un mundo distinto y bonito. Mi hijo no es publicidad», escribe la indignada progenitora en una misiva que se propagó como la pólvora a través de Facebook y Twitter y donde intenta quitarle valor a la acción educativa, calificándola como excursión.

La misiva, que ofrece la legítima versión de una parte, queda incompleta ya que elude una parte fundamental del proyecto educativo que encierra la actividad. Este hecho pone sobre el tapete los peligros de estos fenómenos virales y la cautela con la que se deben analizar estos comentarios ya que la primera impresión que puede provocar en el receptor cambie cuando conozca todos los elementos que rodean al hecho en sí.

Autorización. Documento que se les ha enviado a los padres para autorizar la actividad de sus hijos al centro comercial.
Autorización. Documento que se les ha enviado a los padres para autorizar la actividad de sus hijos al centro comercial. / SUR

Desde el colegio, fuentes consultadas explicaron que la actividad docente a desarrollar en este centro comercial forma parte de la programación didáctica del primer trimestre del curso donde, dentro de las clases teóricas relacionadas con la materia vinculada a la actividad comercial, los profesores del ciclo de Primaria, siguiendo la buena experiencia del curso pasado, propusieron realizar el próximo 8 de noviembre un recorrido por El Corte Inglés de la localidad, desayuno incluido, visitando desde la zona de carga y descarga, el departamento de deportes, de electrónica, la juguetería y la realización de un taller de escritura. El objetivo es que los niños conozcan el funcionamiento de todo lo relacionado con el comercio para ampliar sus conocimientos teóricos.

Todos los trámites

La propuesta de los profesores pasó por todos los trámites y permisos internos del centro ya que fue aprobada por el claustro y por el consejo escolar –órgano en el que están representados los padres–. Desde el colegio se pusieron en contacto con centros comerciales y otros comercios de Fuengirola y, según subrayaron, el único que respondió fue El Corte Inglés (se encuentra a unos 400 metros del centro educativo, por lo que los niños pueden ir andando, con la reducción de costes que ellos conlleva al no tener que contratarse un autobús) y añadieron que el curso pasado se hizo igual «y los padres quedaron muy satisfechos».

Desde el centro, las fuentes consultadas expusieron que no les consta denuncias ni malestar por parte de ningún padre sobre esta actividad y dijeron desconocer si la madre que escribió la misiva pertenece o no al centro. En este sentido, el AMPA del colegio publicó en su Facebook un escrito crítico con la progenitora que publicó la carta: «Nuestro colegio es un centro abierto y cercano, donde las opiniones y quejas de los padres y alumnos son siempre escuchadas y atendidas en la medida y de la mejor manera posible, y que por lo tanto la persona que ha hecho esta publicación no ha tomado la vía adecuada para informar al centro de su disconformidad sobre el asunto, saltándose las normas y medios que el centro pone a nuestra disposición».

El AMPA, que dio su «total apoyo» al equipo directivo y los maestros del centro, mostró su «disconformidad y malestar» por la carta-denuncia de la progenitora, «una opinión personal falta de rigor y sembrada de desconocimiento sobre muchos aspectos de esta actividad». Además, recordaron que la actividad ha sido «debidamente informada en las reuniones de padres, las cuales son importantes y conveniente asistir, entre otras cosas para estar lo mejor informados posible».

La cuenta de Twitter @caosazucarado fue la que viralizó la carta el sábado, con un mensaje en el que indicaba que había visto la queja en Facebook. Su mensaje llegó a alcanzar más de 10.000 retuits. La usuaria ha cerrado los tuits, que han pasado a ser privados.

Fotos

Vídeos