Vecinos y oposición critican la falta de mantenimiento del Parque de la Paloma

Imagen tomada ayer de la entrada al parque, situado en Arroyo de la Miel./
Imagen tomada ayer de la entrada al parque, situado en Arroyo de la Miel.

La reducción de las labores de limpieza y poda merman la imagen de uno de los mayores pulmones verdes de la Costa

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

En 2014 fue elegido como uno de los veinticinco mejores parques de Europa por los usuarios de la página web TripAdvisor, pero los recortes aplicados a la limpieza y el mantenimiento de las zonas verdes públicas en los últimos años han mermado su imagen. El estado de varias zonas del Parque de la Paloma, en Arroyo de la Miel, ha despertado la indignación de vecinos y comerciantes, hasta el punto de que en la Casa de la Cultura se han registrado varios escritos de queja por la falta de limpieza, la presencia de árboles secos o el deterioro de los aseos. El PP y Vecinos por Benalmádena, en la oposición, también han mostrado su malestar en varias ocasiones durante los últimos meses por la progresiva reducción de los trabajos de mantenimiento del parque, el mayor pulmón verde y uno de los grandes reclamos de la localidad costera.

Los recortes aplicados al contrato establecido con la empresa adjudicataria de los servicios de mantenimiento de los parques y jardines municipales ascienden a cerca de un millón de euros. Ante las reiteradas quejas ciudadanas y las continuas tensiones existentes entre el Ayuntamiento, la adjudicataria FCC y la plantilla con motivo de la reducción presupuestaria, la coalición de Gobierno presidida por el PSOE ha incluido en las cuentas de este año un incremento de 360.000 euros. Este aumento, una de las principales reivindicaciones de la oposición y del tejido comercial de Arroyo de la Miel, servirá para mejorar la imagen de las zonas verdes públicas, especialmente necesario en La Paloma, adonde cada día acuden cientos de personas.

Aunque los socialistas promocionaron en 2015 «el ahorro» logrado en el servicio, los recortes han acabado pasando factura al estado de los parques y jardines del municipio. La amplitud de sus instalaciones, con más de 200.000 metros cuadrados, su riqueza botánica y la abundante presencia de animales sueltos, desde conejos hasta patos o gallinas, convierten a La Paloma en una de las zonas verdes más atractivas de la Costa del Sol y complican su mantenimiento, que requiere un arduo trabajo diario por parte de varios empleados contratados por FCC. Los vecinos, sin embargo, han denunciado «la tardanza» en la limpieza del lago cuando se ensucia y en la retirada de animales muertos y hojas y ramas caídas. Aunque algunas quejas fueron registradas hace meses, los firmantes aún no han recibido respuesta por parte del Ayuntamiento.

Críticas

El parque del arroyo Casablanca, jardines como los ubicados a la entrada de la barriada de Santo Domingo e incluso las zonas verdes de enclaves prioritarios, como el Castillo Bil-Bil o la avenida Antonio Machado, también han suscitado varias críticas durante los últimos meses. Tras los ajustes presupuestarios anunciados en 2015, FCC suprimió actuaciones en colegios públicos, zonas para perros (‘pipicanes’) y cementerios, además de reducir la frecuencia de mantenimiento en labores de podas, recebados, aireaciones y limpieza de parques y jardines, según consta en documentación a la que tuvo acceso este periódico. La adjudicataria entiende que, con los cambios contractuales, se produjo «un cambio de los medios exigidos» a la empresa por parte del Ayuntamiento y el año pasado llegó a destinar, de forma temporal, a varios de sus trabajadores de Benalmádena a otros municipios de la provincia. FCC disminuyó los servicios al considerar que el contrato conllevaba «una importante reducción de las superficies de mantenimiento en relación a pliegos anteriores».

El incremento en la partida presupuestaria destinado al Área de Parques y Jardines que dirige el concejal socialista Joaquín Villazón pretende revertir esta situación y evitar las polémicas suscitadas en 2017. El presupuesto fue aprobado de forma inicial el 15 de diciembre, sin que aún haya trascendido si se traducirá en cambios en el pliego firmado con FCC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos