Las urbanizaciones de Mijas conocerán el estado de sus proyectos en unas semanas

Riviera es una de las urbanizaciones más grandes de Mijas y una de las que opta a la recepción. :: i. g./
Riviera es una de las urbanizaciones más grandes de Mijas y una de las que opta a la recepción. :: i. g.

El Ayuntamiento detecta algunas «imprecisiones» en las auditorías que acabaron el pasado mes de marzo como paso previo a la recepción de las infraetructuras

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las más de 200 urbanizaciones existentes en Mijas irán conociendo en las próximas semanas el resultado de las auditorías puestas en marcha por el Ayuntamiento. Según ha podido saber este periódico, el Consistorio ya tendría la mayoría de los estudios finalizados, lo que supone el paso previo e imprescindible para iniciar el proceso de recepción de las infraestructuras. Aunque de momento ha trascendido muy poca información al respecto, al parecer hay elementos de los estudios que cuentan con «imprecisiones», aunque de momento no han aclarado cuáles son o a qué tipo de infraestructura en concreto se refieren.

Ya el pasado mes de marzo, fuentes municipales explicaban a SUR que el proceso de recepción de las más de 200 urbanizaciones llegaba entonces a uno de los puntos clave, ya que el Ayuntamiento acababa de finalizar las auditorías individualizadas que determinarían el estado de cada una de ellas y que a su vez iba a servir para que éstas atiendan a los flecos del proyecto original que no están concluidos.

Desde el Consistorio avisaban de que por cuestiones legales, solo se podrán recepcionar de forma automática aquellas que estén en «perfecto estado», o dicho de otro modo, las que hayan terminado el proyecto. Las que aún tengan flecos, deberán atenderlos previamente para que el Ayuntamiento pueda recepcionarlas.

Estas auditorías no solo le indican al Ayuntamiento el coste de mantenimiento de cada una de ella, sino también el coste aproximado para poder finalizarlas. A partir de ahí, se observan dos cuestiones: el mantenimiento y la conservación de la urbanización -para lo que habrá que cambiar el PGOU que indica cuáles son las entidades públicas de conservación-; y la recepción de las obras de urbanización cuando cumplen con el proyecto aprobado en su momento.

Debido a los cambios que habido en la ley en los últimos años en lo que se refiere a las exigencias de cara a los urbanizadores originales, fuente del equipo de gobierno adelantaban que cuanto más antigua sea la urbanización, más requisitos cumplirán para poder ser recepcionadas en una primera fase. El problema podría surgir cuando existan urbanizaciones que se hayan dejado sin hacer una parte muy importante de su proyecto original, y que eso suponga un desembolso grande para los propietarios. En ese caso, se podrá recurrir al aval presentado por los promotores, siempre y cuando aún se pueda hacer uso de él. Si ya no está disponible, los vecinos tendrán que escoger entre tres opciones: Pagar ellos la finalización del proyecto; iniciar un proceso judicial para reclamar al promotor que acabe el proyecto; o directamente renunciar a ser recepcionados por el Ayuntamiento.

De esta manera, las auditorías marcan el inicio real del proceso, ya que suponen una «radiografía de la situación». «El equipo de gobierno tiene como máximo compromiso con los mijeños la iniciación del proceso de recepción de las urbanizaciones, porque da igual donde vivan nuestros vecinos, deben tener los mismos servicios y derechos que los demás. Este Ayuntamiento está dando todos los pasos para llevar a cabo este objetivo y compromiso», sostuvo el alcalde, Juan Carlos Maldonadoen diciembre de 2016, cuando se anunció el inicio del proceso; una reivinidación histórica de los miles de residentes en las urbanizaciones de Mijas.

En términos presupuestarios, el Consistorio no puede ejecutar el proyecto en un solo ejercicio, por lo que una vez se conozca el coste total que supondría esta actuación se podrá marcar una cronología de actuación. «Queremos además, darle la máxima cobertura legal con estas auditorías, y de la misma forma, modificar nuestro Plan General para concretar dentro de un marco legal todos los avances que se establezcan», añadió Maldonado.

Aunque este proceso afecta a todas las urbanizaciones, el Camping La Cala ya ha servido de modelo para aplicar al resto. El Ayuntamiento de Mijas anunció hace aproximadamente un año que ya se había recepcionado la primera urbanización en el municipio, ya que había completado todo su proceso y presentó sus infraestructuras en «perfectas condiciones» además de estar adaptadas a la normativa vigente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos