Ultiman la adaptación de 100 pasos de peatones para personas con escasa visibilidad

I. GELIBTER

El Ayuntamiento de Fuengirola ha anunciado que están ultimando la primera fase de adaptación de los pasos de peatones para personas con poca visibilidad. Este plan de acondicionamiento de pasos de peatones continúa avanzando y ya han sido mejorados cerca de 90 pasos de cebra con una solería especial que permite notar el cambio de textura a los viandantes que usen bastón.

El concejal de Infraestructuras, José Sánchez, aseguró que el objetivo de esta medida es intentar «ponerle las cosas un poco más fácil a los que las tienen normalmente más difícil, como es el caso de las personas invidentes o con visión reducida». En concreto, y según explicó el edil, los trabajos consisten en crear una franja perpendicular a los pasos en una solería distinta a la habitual. Además del color, la textura de las nuevas losas es distinta, de tal manera que una persona que vaya con bastón detecte, con el cambio de material, que ahí hay un paso de peatones.

Las labores son desarrolladas por ocho empleados del programa autonómico 30+, quienes están dedicados a este trabajo seis meses. La intención es que queden terminados al menos todos los pasos del vial central que cruza Fuengirola. «Estos operarios han realizado en torno a 90 y acabarán en unos 15 días. Pero vamos a intentar sacar un nuevo plan para terminar con la idea que teníamos de todos los pasos de peatones de las principales vías de nuestra ciudad hacerlos accesibles», puntualizó Sánchez.

«Comenzamos en la avenida Santa Amalia, junto al monumento de la Rosa de los Vientos, haciendo accesibles todos los pasos a ambos lados de la calzada. Sobre el mes de agosto decidimos por la gran cantidad de personas que circulaban por estas zonas trasladarnos a la avenida de Mijas, comenzando por la zona alta, en el encuentro con el término vecino», aclaró.

Accesibilidad

Esta no es la única medida que Fuengirola está llevando a cabo en la relación a la accesibilidad. Además de aumentar las aceras hasta que tengan una anchura de al menos 1,5 metros en cada obra que se realiza y de la colocación de rampas a cota cero, se han instalado sistemas sonoros en algunos semáforos del centro que cuentan con un mando que permite controlarlos y que está a disposición de los invidentes.

Fotos

Vídeos