Torremolinos rinde homenaje a las camareras de piso en el Día del Turista

Tres representantes del colectivo recogieron el premio de manos de Luis Pérez y David Tejeiro / A. G.

El Ayuntamiento reconoce al colectivo, en plena lucha por sus condiciones, «por llevar décadas haciendo un trabajo tan invisible como imprescindible»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

En plena lucha por la mejora de sus condiciones laborales, las camareras de piso de hotel fueron ayer homenajeadas por Torremolinos, cuna del turismo en Andalucía. Varias representantes de las ‘Kellys’, abreviatura de «las que limpian», como se hacen llamar estas mujeres que en los últimos meses se han rebelado contra la externalización del servicio para abaratar costes a costa de sus salarios y por la sobrecarga física que soportan a diario, recibieron ayer una de las distinciones del tradicional Día del Turista, organizado por el Ayuntamiento como tributo a los empresarios y profesionales del sector.

«No suelen recibir homenajes, pero sin ellas no se habrían levantado hoteles ni apartamentos», señala el documento de concesión del premio, que recogieron Mari Carmen Macías, Loli Ciudad y Ana Barranco como representantes tanto de las Kellys como de Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores. La distinción fue entregada por el vicepresidente de la Asociación de Agencias de Viaje, Luis Pérez, y por el portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Torremolinos, David Tejeiro, de quien partió la propuesta de premiar a estas trabajadoras, encargadas de la limpieza de las habitaciones y los espacios comunes de los hoteles y que reclaman que se exija la aplicación del convenio provincial de hostelería a las empresas hoteleras para evitar que subcontraten sus servicios por el salario mínimo interprofesional, aproximadamente la mitad del sueldo que les correspondería cobrar según el convenio.

Los sindicatos piden que se reconozcan las enfermedades laborales de las ‘Kellys’

Los sindicatos Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores volvieron ayer a reclamar un «compromiso y un pacto tripartito» con las patronales y con las administraciones para frenar «el aumento de la precariedad» laboral que, según denuncian, está padeciendo el sector turístico en los últimos años pese a sus cifras de récord. Ambos sindicatos firmaron una declaración conjunta, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Turismo el próximo día 27, en la que solicitan un «cambio en el modelo» a favor de la hostelería reglada, contra la precariedad y la economía sumergida y por la regulación de las viviendas de uso turístico. En su opinión, la bonanza económica que vive la industria turística se ha traducido en mayor explotación laboral, con salarios bajos, precariedad, falta de negociación colectiva sectorial y aumento de la externalización.

Los sindicatos critican que, a pesar de que la rentabilidad del sector hotelero ha aumentado en España en lo que va de año, el empleo en los subsectores de la hostelería y, sobre todo, su calidad, son precarios, a tiempo parcial y en, en muchos casos, fraudulentos, ya que se trabajan más horas de las contratadas. A la presentación de los datos turísticos asistieron también representantes de las camareras de piso de ambos sindicatos, que denunciaron la situación en la que se encuentran y reiteraron su petición al Gobierno de iniciar los trámites para reconocer la jubilación anticipada del colectivo.

Las ‘Kellys’ aseguran ser «esclavas del siglo XXI» y recuerdan que el sector «goza de muy buena salud a costa de pisotear nuestros derechos salariales, sociales y laborales». También piden que se reconozcan las enfermedades profesionales derivadas de sus excesivas cargas de trabajo.

Torremolinos justificó la concesión del premio a este colectivo «por llevar décadas haciendo un trabajo tan invisible como imprescindible y duro y por ser las primeras en sufrir las consecuencias de la crisis y de la reforma laboral». Al acto también asistió Pepi García Lupiáñez, delegada sindical y empleada de hotel en la localidad costera y Premio Andalucía de Turismo este año en la categoría de trabajador.

El evento, presidido por el alcalde, José Ortiz, tuvo lugar en la Casa de los Navajas y también premió al decano de la Facultad de Turismo de la Universidad de Málaga (UMA), Antonio Jesús Guevara, como Personalidad Turística, y a dos empleados: Antonio Gómez, trabajador de la Licorería San Miguel desde que tenía trece años, y José Navarro Moya, cocinero del Hotel Roc Flamingo y trabajador del sector desde que llegó a Torremolinos en 1975.

Ortiz incidió en «los extraordinarios resultados turísticos» registrados por Torremolinos el año pasado, con más de un millón de viajeros y cerca de seis millones de estancias, e hizo alusión a los retos que afronta la localidad para mantener su liderazgo, objetivos para cuya consecución se ha aliado con otros siete destinos pioneros de España en una iniciativa sin precedentes.

Fotos

Vídeos