Torremolinos regulariza los pluses por productividad de los trabajadores públicos

La concejala de Personal, Carmen García, ayer en el pleno. :: sur/
La concejala de Personal, Carmen García, ayer en el pleno. :: sur

El pleno aprueba un reglamento para que estas asignaciones, durante años otorgadas como sobresueldos, deban ser justificadas

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos regularizará los pluses de productividad de los trabajadores públicos, durante lustros otorgados de forma arbitraria y mensual hasta convertirse en algunos casos en auténticos sobresueldos pese a que la ley establece que deben estar justificados y tener carácter excepcional. El pleno aprobó ayer la puesta en marcha de dos reglamentos en materia de personal, uno de los grandes lastres del Ayuntamiento en anteriores legislaturas, cuando los trabajadores encadenaban contratos temporales a pesar de que a la mayoría les correspondía su reconocimiento como indefinidos. El nuevo reglamento especifica que los complementos de productividad favorecerán «el especial rendimiento, la actividad extraordinaria y el interés o la iniciativa con que los empleados desempeñen su trabajo» en el marco de la normativa sobre función pública local y según las previsiones presupuestarias.

La concejala de Personal, Carmen García (PSOE), recuerda que los pluses «han dado lugar a muchas situaciones injustas» y en ocasiones superaban los 2.000 euros mensuales. La edil socialista asegura que el reglamento aprobado ayer, consensuado con los sindicatos, «fija unos criterios objetivos» tanto en la concesión de estos complementos como en su retirada. El documento incide en que la productividad debe estar inspirada en el principio de igualdad, transparencia, objetividad y no discriminación. El alcalde, José Ortiz, asignará una cuantía concreta, aún por concretar, a las diferentes áreas de gobierno. Cada plus otorgado estará justificado mediante un informe elaborado por cada uno de los jefes de servicio, con el visto bueno del concejal competente, sin que en ningún caso estas asignaciones originen ningún tipo de derecho individual. El reglamento premia la carga de trabajo no propia, la flexibilidad en la interpretación de las funciones, el liderazgo y la implicación, las aportaciones, la reducción de tiempos y costes y la transparencia.

Recursos humanos

El Ayuntamiento retiró el año pasado los complementos a más de una treintena de empleados cuyos pluses no cumplían con la ley. La gestión de los recursos humanos constituye uno de los espacios más sombríos del Consistorio, que ha llegado a mantener a trabajadores encadenando contratos temporales durante casi décadas, una situación que desde la oposición achacaban a la intención del anterior Gobierno municipal, presidido por Pedro Fernández Montes, de «controlar» a los empleados públicos. Durante esta legislatura, el Ayuntamiento ha iniciado el proceso de reordenación de la plantilla municipal a través de una Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que pone fin a un vacío legal prolongado desde hace casi tres décadas pese a las reiteradas reclamaciones sindicales que solicitaban su puesta en marcha e incluso a una sentencia dictada en 2007 y desoída por el Consistorio.

Ante diversas demandas de traslado a otros departamentos presentadas por los trabajadores en base a necesidades del servicio o a una mayor utilidad en otras áreas, el pleno también aprobó un reglamento sobre la movilidad temporal del personal. Este documento «velará por que los empleados se muevan entre delegaciones por objetivos reglados y limitará el papel de los políticos a criterios profesionales», explica García. Ambas medidas se suman a la citada Relación de Puestos de Trabajo, una herramienta contemplada en la ley de medidas para la reforma de la función pública y en el estatuto básico del empleado público, no conllevará despidos y permitirá que el personal del Ayuntamiento haga carrera administrativa y promoción interna mediante oposiciones, ya que la mayoría de trabajadores públicos de Torremolinos no tiene la condición de funcionarios.

Fotos

Vídeos