Torremolinos refinancia su deuda para reducir el plazo medio de pago a proveedores y el IBI

El pleno aprobó ayer la reconversión de la deuda a corto plazo. / SUR

El pleno aprueba el inicio de las negociaciones con entidades bancarias para reconvertir el débito a corto plazo y afrontar las cuentas pendientes

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

::El Ayuntamiento de Torremolinos convertirá parte de su deuda a corto plazo con entidades bancarias, que asciende a más de 21 millones de euros, en deuda a largo plazo. El pleno aprobó ayer, en sesión ordinaria, el inicio de las negociaciones para esta refinanciación, que tiene como objetivo mejorar la liquidez de la tesorería municipal. El Consistorio arrastra en la actualidad una deuda total cercana a los 180 millones de euros, una cantidad que superaba los 197 millones en junio de 2015, según un informe del interventor. Con esta nueva operación, el Gobierno local prevé aumentar el débito bancario a largo plazo, que asciende a 31,5 millones de euros.

La primera teniente de alcalde y concejala de Economía, Maribel Tocón, explicó ayer que la deuda a largo plazo ha sido reducida un 22 por ciento en los dos primeros años de legislatura después de haber amortizado nueve millones de euros. «Las cuentas claras nos permiten acogernos a medidas como ésta y reducir la deuda de forma millonaria», aseguró ayer Tocón en referencia a la reciente inclusión en las cuentas generales, por primera vez, de las deudas que el Ayuntamiento mantiene con la Seguridad Social, FCC y Málaga capital. Con esta refinanciación, el Ejecutivo socialista pretende reducir el plazo medio de pago a proveedores, que ha llegado a dispararse por encima de los 160 días, con el objetivo final de bajar el tipo impositivo del IBI, el gran caballo de batalla de Torremolinos, que llegó a tener el tipo más alto del país.

La aprobación de operaciones de conversión de la deuda a corto plazo supone una medida excepcional, de carácter temporal y voluntaria contemplada este año en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), que entraron ayer en vigor. Una vez aprobada la operación por el pleno, el Consistorio comenzará la negociación con las entidades bancarias. Se trata de una iniciativa encaminada a mejorar la liquidez de las tesorerías de las entidades locales para aliviar los retrasos acumulados en el pago de sus obligaciones.

Fotos

Vídeos