Torremolinos recupera el consenso político y baja el IBI más de un 23%

El alcalde, junto a los portavoces de PP, PSOE, IU y CSSP, el viceportavoz de C’s y el edil no adscrito. /A. G.
El alcalde, junto a los portavoces de PP, PSOE, IU y CSSP, el viceportavoz de C’s y el edil no adscrito. / A. G.

La reducción, aprobada por unanimidad en sesión extraordinaria, supone un balón de oxígeno para el PSOE tras las críticas por el aumento en los recibos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Nunca una propuesta había despertado tanto consenso político en Torremolinos como la moción presentada ayer para reducir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Los cinco grupos municipales representados en el Ayuntamiento hicieron una tregua en la contienda que mantienen desde hace meses para aprobar por insólita unanimidad una reducción superior al 23 por ciento en este tipo impositivo. La moción planteada por el PSOE, que gobierna en minoría, trata de amortiguar el mazazo que la anulación de las subvenciones otorgadas hasta el año pasado, denunciadas por la Abogacía del Estado y declaradas ilegales, ha supuesto para la mayoría de vecinos, que han tenido que hacer frente a un considerable aumento de sus recibos este ejercicio.

La primera teniente de alcalde, Maribel Tocón, reconoció que las bonificaciones aprobadas por decreto «tienen que mejorar para corregir las injusticias que se han generado», en referencia a la exclusión de más de la mitad de solicitudes registradas, y se comprometió a incluir diversas enmiendas propuestas por la oposición, que respondió con un apoyo «sin fisuras» a la reducción del IBI. La bajada, que deja el tipo impositivo al 0,75 por ciento en lugar del 0,98 actual, será aplicada en los recibos del próximo año.

A esta reducción se suma la bajada de un dos por ciento adicional en caso de que se domicilie el pago, una propuesta de Ciudadanos y Costa del Sol Sí Puede. La oposición arrancó otras modificaciones a la moción del Gobierno local, como el aumento de la bonificación a inmuebles que constituyan el objeto de actividad de las empresas de urbanización y construcción (del 50 al 60 por ciento), la ampliación de tres a cinco años en la subvención del 50 por ciento a viviendas de protección oficial previa solicitud o el incremento de las ayudas por instalar energía solar (del 25 al 50 por ciento).

La líder del PP en Torremolinos, Margarita del Cid, señaló la necesidad de disminuir la presión fiscal y propuso el aumento y la diversificación de las subvenciones, «que han supuesto un lastre, quizá porque era el primer año que se aplicaban». Del Cid incidió en la importancia de «no dar ni un solo paso en falso» y solicitó un informe de Intervención antes de la aprobación definitiva de la moción «para asegurar la plena legalidad» de la medida teniendo en cuenta el plan de ajuste firmado en 2012 y el plan económico-financiero aprobado este año. Los populares reclaman que la partida destinada a las bonificaciones al IBI aumente hasta los cinco millones de euros y que se eliminen el primer escalón de renta y la restricción a una sola vivienda por familia.

Las propuestas relacionadas con las subvenciones serán abordadas en las negociaciones presupuestarias. El alcalde, José Ortiz, cerró el pleno extraordinario que tenía como único punto la moción para reducir el IBI destacando «la necesidad de dejar atrás posiciones partidistas y retomar el diálogo y el consenso» que marcó los primeros meses de legislatura. La aprobación de la bajada del IBI, cuyo incremento en los recibos este año se ha convertido en el principal objeto de críticas hacia la gestión de Ortiz, supone un balón de oxígeno para los socialistas y despeja de momento los rumores sobre una posible moción de censura entre el PP y Ciudadanos.

La reducción aprobada ayer constituye la segunda bajada del IBI esta legislatura después de que en septiembre de 2015 el tipo se redujera del 1,16 al 0,98 por ciento. En cuanto a las subvenciones, que hasta el año pasado habían paliado el hecho de que Torremolinos arrastrara la presión impositiva más alta de la provincia, Tocón adelantó que se volverá a aplicar «una política de fiscalidad progresiva basada en la renta».

Fotos

Vídeos