Torremolinos prorroga el presupuesto del año pasado ante la falta de apoyos

El pleno no debatirá hoy el presupuesto municipal, que de momento no ha sido presentado. :: sur/
El pleno no debatirá hoy el presupuesto municipal, que de momento no ha sido presentado. :: sur

El PSOE ultima un borrador de las cuentas municipales y retoma las negociaciones entre las críticas de la oposición por sus «incumplimientos»

ALBERTO GÓMEZ

Hoy se celebra el segundo pleno del año en Torremolinos, tras la sesión extraordinaria convocada la semana pasada para aprobar la Relación de Puestos de Trabajo, pero la presentación de los presupuestos del Ayuntamiento no figura en el orden del día. A diferencia de otros municipios como Benalmádena, donde está previsto que las cuentas municipales reciban hoy luz verde definitiva tras la aprobación inicial obtenida en diciembre, el Gobierno local liderado por José Ortiz aún prepara un borrador para sentarse a negociar con la oposición. Este documento, según explicó ayer la primera teniente de alcalde y concejala de Economía, Maribel Tocón, «está ultimándose y no ha podido concluirse antes» por la introducción de dos de las principales medidas económicas tomadas esta legislatura por el PSOE, que gobierna en minoría: la bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles y la reestructuración de la deuda a corto plazo que el Consistorio mantiene con varias entidades bancarias.

La reducción del 23,5 por ciento del IBI, una iniciativa puesta en marcha tras las críticas recibidas por la subida registrada en los recibos del año pasado, fue aprobada de forma definitiva el 27 de diciembre y será aplicable este año con independencia de que se apruebe el presupuesto o sigan prorrogándose las cuentas de 2017. Este punto «altera de forma considerable los ingresos» del Ayuntamiento, según detalla Tocón. En cuanto a la deuda local, todas las entidades bancarias con las que el Consistorio mantiene obligaciones a corto plazo (por un valor total de 21 millones de euros) han accedido a renegociar los préstamos, algo que los socialistas consideran un síntoma de «la confianza» que genera la gestión municipal. Estas operaciones mejorarán la liquidez de la tesorería general y permitirán acortar el plazo de pago a proveedores, otro de los grandes caballos de batalla del Ejecutivo local durante esta legislatura.

La oposición, sin embargo, aún está lejos de garantizar los apoyos necesarios para que el PSOE, que gobierna en minoría, consiga sacar las cuentas locales adelante. Ante este escenario, la Alcaldía ha firmado una resolución para prorrogar el presupuesto del año pasado. Los socialistas prevén retomar este mes las negociaciones iniciadas en septiembre, que hasta ahora no han despejado el horizonte económico del Ayuntamiento para este ejercicio. El PP ya votó en contra de las últimas cuentas municipales, las primeras aprobadas esta legislatura, que fueron presentadas en junio. La viceportavoz del grupo popular, María José Jiménez, recuerda que, en el marco de las negociaciones para este año, su formación presentó por escrito una batería de propuestas que, entre otras medidas, incluyen varias modificaciones al plan estratégico de subvenciones y diversos aumentos presupuestarios destinados a realizar mejoras en los barrios. Jiménez hará hoy una pregunta plenaria sobre la liquidación de las cuentas de 2016, «que aún no ha sido aprobada por el pleno ni trasladada al Tribunal de Cuentas».

Aprobación «muy lejana»

Costa del Sol Sí Puede, cuyo apoyo resultó fundamental para aprobar el presupuesto actual, ve «muy lejana» la posible aprobación de las cuentas de este año. Su portavoz, José Piña, reconoce que su grupo «no está satisfecho» con el grado de cumplimiento de las cincuenta medidas incluidas en el presupuesto a propuesta del partido instrumental de Podemos: «Los acuerdos avanzan lentamente, sobre todo en áreas como Participación Ciudadana y Empleo». Piña recuerda que una de las iniciativas incluidas a petición de Costa del Sol Sí Puede consiste en un plan de empleo local que aún no se ha puesto en marcha. Tampoco el portavoz de Izquierda Unida, David Tejeiro, respalda la gestión realizada hasta ahora por el PSOE y tacha de «irresponsabilidad» la prórroga del presupuesto del año pasado.

El deterioro de las relaciones entre Ciudadanos y el Gobierno socialista termina de complicar las negociaciones presupuestarias. La formación naranja acusó ayer al Ejecutivo de Ortiz de excluir del orden del día del pleno «mociones que debaten asuntos que interesan a los vecinos», como su petición para anular el impuesto municipal sobre las plusvalías cuando los inmuebles sean vendidos en pérdidas. El Tribunal Constitucional declaró inconstitucional el pago de este impuesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos