Torremolinos tendrá en junio su sexto depósito de agua potable

Imagen del futuro depósito de agua. :: sur/
Imagen del futuro depósito de agua. :: sur

Una empresa mixta invierte dos millones en la construcción de esta infraestructura, que abastecerá sobre todo al centro del municipio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La empresa mixta Aguas de Torremolinos anunció ayer la renovación de una de las infraestructuras de la red de suministro de agua potable. Con una inversión próxima a los dos millones de euros, la sociedad público-privada ha desmantelado el antiguo depósito San José II, afectado por daños estructurales que apenas lo mantenían en servicio. Este depósito será sustituido por uno nuevo, actualmente en construcción, que estará operativo para finales de junio. Dispondrá de una capacidad de almacenamiento de 20.000 metros cúbicos de agua y se convertirá en una pieza esencial para garantizar el abastecimiento de agua a la población, especialmente toda la zona centro de la localidad. El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, acompañado del director gerente de Aguas de Torremolinos, Pedro Peña, y de la concejala de Urbanismo, Maribel Tocón, visitó ayer el curso de las obras.

La actuación comenzó en octubre con la demolición del antiguo depósito y se hace posible por la colaboración público-privada entre el Ayuntamiento y la empresa gestora del servicio, que afronta íntegramente la inversión. El nuevo pozo sustituye el anterior, construido en 1995 y con una antigüedad de 23 años, cuyos daños en la estructura apenas permitían almacenar en él una mínima cantidad de agua por los riesgos de reventón, según señalan fuentes de la empresa. El depósito en construcción se convierte en el segundo de mayor capacidad de almacenamiento de agua potable de la red pública, por detrás del depósito de El Pinillo, de 35.000 metros cúbicos. En total, Torremolinos dispone de seis depósitos para abastecimiento a la población con una capacidad global de almacenamiento de 80.000 metros cúbicos de agua.

En los últimos meses, las empresas dedicadas al abastecimiento de agua en la Costa del Sol se han visto obligadas a sumergir sus bombas en los pozos para dotarlas de mayor profundidad debido a la reducción del nivel del agua, tras advertir el riesgo de que se produjera una sobreexplotación de los acuíferos de la Sierra de Mijas en el futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos