Torremolinos inicia el proyecto para peatonalizar el centro urbano

Peatones por la calle San Miguel de Torremolinos. /E. C.
Peatones por la calle San Miguel de Torremolinos. / E. C.

La rehabilitación de la casa de María Barrabino es la primera acción perteneciente a un plan que acabará el próximo verano

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Torremolinos comenzó ayer la andadura para cambiar por completo su centro urbano con la peatonalización. El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, puso la primera «piedra simbólica» de la rehabilitación de la casa de María Barrabino, con la que el Ayuntamiento considera iniciado el citado proyecto. Ortiz sostuvo que era un acto simbólico «pero representativo del nuevo tiempo de transformaciones y cambios que se abre para el corazón del centro urbano y comercial de Torremolinos».

La histórica casa de María Barrabino, inmueble adquirido el pasado mes de septiembre por el Consistorio, afronta por tanto en los cuatro próximos meses su proyecto de reacondicionamiento y rehabilitación que le devolverán el protagonismo «arquitectónico, social y como eje vertebrador de la ciudad, que tuvo desde su construcción en 1862», señaló el alcalde.

El alcalde, José Ortiz, augura que este edificio será «una referencia cultural y turística»

De esta manera, el reacondicionamiento del inmueble y su puesta en valor se convierte en la actuación estrella del proyecto de peatonalización, reurbanización y revitalización de la plaza Costa del Sol, redactado por el arquitecto Salvador Moreno Peralta. Los trabajos seguirán prácticamente en simultáneo y darán como resultado la inauguración para el verano de 2018 del nuevo gran bulevar peatonal. Las primeras actuaciones en curso consisten en el desbroce y limpieza de la finca, y el apuntalamiento de las estructuras que presentan un peor estado de conservación, especialmente las horizontales (tejado y cornisas) al objeto de frenar su deterioro, y poder iniciar la rehabilitación integral de la casa.

«Empezamos algo que teníamos comprometido, la construcción del bulevar peatonal, que va a sumar modernidad y elementos del patrimonio histórico y arquitectónico», todo un símbolo para «reinventarnos como ciudad y como destino turístico», señaló José Ortiz. El alcalde explicó que, por su estado, la rehabilitación de la casa se convertía en lo «más sensible y delicado del proyecto» y de ahí el priorizar esta actuación.

Entre pasado y presente

«Comenzamos a construir un espacio público que va a ser la referencia cultural, social y turística no solo de nuestra ciudad, sino de la Costa del Sol», auguró el primer edil. El proyecto de obras va a permitir, según afirmó, «conectar una ventana entre el pasado (el inmueble) y el presente (el bulevar) con un modelo diseño muy rompedor y vanguardista, y la casa será el ícono referente, el centro de los centros, el kilómetro cero cultural y social». El destino del inmueble será el de centro de exposiciones culturales, artísticas, foro de cultura, conferencias abiertas a la ciudadanía. «Será el eje de un nuevo espacio de convivencia y muy singular», sentenció Ortiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos