Torremolinos expedienta a un cargo del PP por presunta apropiación indebida

Garrido, en la sede del PP de Torremolinos.
Garrido, en la sede del PP de Torremolinos. / SUR

Una empresa municipal detecta 991 devoluciones de cuotas de clientes, sin ‘recibís’ ni autorización, por valor de 41.680 euros desde 2012

ALBERTO GÓMEZ

El Patronato Municipal de Deportes de Torremolinos ha abierto un expediente disciplinario contra el vicesecretario de Comunicación del PP en esta localidad, Fabián Garrido, por la presunta apropiación indebida de 41.680 euros. Garrido, suspendido de empleo esta semana, desempeñaba labores de atención a clientes y recaudación en esta empresa pública. Según el decreto, al que este periódico ha tenido acceso, el compromisario del PP ha realizado 991 operaciones de devolución de cuotas en efectivo de clientes del Patronato en los últimos cinco años, desde 2012 hasta hace algunas semanas. Sobre estas transacciones no consta autorización de un superior ni ‘recibís’ por parte de los usuarios, circunstancias que han provocado la apertura de expediente a Garrido, que figura como primer sustituto del PP para acceder a la corporación municipal en caso de que dejara su acta algún concejal.

El caso

La denuncia
La jefa de Administración del Patronato interpuso una denuncia interna el 2 de junio por 991 «operaciones de devolución de efectivo de cuotas de clientes» por servicios prestados en años anteriores y por valor de 41.680 euros.
El expediente
El Patronato abrió un expediente disciplinario el 11 de julio contra el vicesecretario de Comunicación del PP local, Fabián Garrido, trabajador indefinido de la empresa municipal, por estos hechos. Ha sido suspendido de empleo hasta la resolución del caso.
La instrucción
Tiene un plazo máximo de seis meses. En caso de que se corroboren los indicios detectados en las diligencias previas del Patronato, el asunto será trasladado a la Fiscalía.

La administración del Patronato se percató de esta «conducta profesional irregular» hace un mes y medio e inició diligencias previas de investigación que incluyeron algunos ajustes en la contabilidad. Tras estos cambios, Garrido continuó realizando operaciones de devolución «mediante una metodología distinta» a la utilizada hasta entonces. El Patronato considera que esta situación «podría evidenciar una gravedad significativa», por lo que abrió un expediente el pasado martes. Hasta que se resuelva la instrucción, que no podrá superar los seis meses, el presidente del Patronato, César Carrasco, ha decretado la suspensión de empleo al entender que el mantenimiento de su puesto «podría interferir» en el desarrollo de la investigación.

Reestructuración

Fabián Garrido fue nombrado vicesecretario de Comunicación del PP en marzo del año pasado, cuando el partido reestructuró parte de su directiva, y es uno de los hombres de confianza del exalcalde, Pedro Fernández Montes. Su nombre figuraba en todas las quinielas de la lista de candidatos que el presidente del PP local barajaba como alternativa renovadora al actual grupo municipal, con cuyos concejales mantiene una guerra abierta desde hace meses. Garrido, muy popular y apreciado entre sus compañeros, se ocupa también de las redes sociales del partido y es delegado del comité de empresa de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) del Patronato Municipal de Deportes.

La secretaria general del PP en Torremolinos, Margarita del Cid, declinó hacer declaraciones sobre el asunto. Tampoco se ha pronunciado al respecto el concejal de Deportes y presidente del Patronato, César Carrasco (PSOE), «por respeto a la instrucción abierta y a la presunción de inocencia». En la elección de compromisarios del PP municipal con motivo del último congreso regional, Garrido fue el segundo candidato más votado, solo por detrás de Fernández Montes, un resultado que evidencia el impulso que había tomado en el partido durante los últimos meses.

La investigación del caso comenzó a raíz de una denuncia interna. Ante la gravedad de los hechos relatados, desde el Patronato consideraron que resultaba «imprescindible» indagar de forma «exhaustiva» lo ocurrido en el marco de un expediente disciplinario. Las transacciones, que según el decreto el trabajador suspendido registraba como devoluciones, comenzaron en 2012, bajo mandato del PP, y se han prolongado hasta ahora, con el PSOE en la Alcaldía desde 2015. La empresa pública ya ha trasladado los hechos al comité de empresa y a la CSI-F. En caso de que la instrucción corrobore los indicios detectados en las diligencias previas, el expediente sería remitido a Fiscalía.

Garrido, con quien este periódico habló ayer, niega los hechos y asegura que aún no ha tenido acceso a la documentación del caso: «Voy a dar la cara. Si he cometido un error, lo afrontaré, pero ni siquiera me han mostrado las pruebas que se han aportado». Afirma haber dimitido de todos sus cargos en el PP «para no perjudicar al partido» y achaca los desajustes económicos detectados «a arqueos por los descuadres de la caja». Garrido sostiene que no sólo él tenía acceso a la recaudación, también la denunciante y otros empleados, y señala «la falta de control» de la contabilidad del Patronato como posible origen del desfase investigado: «Hay trabajadores que hasta hemos puesto dinero de nuestros bolsillos para cuadrar la caja».

Fotos

Vídeos