Torremolinos eliminará la publicidad que oculta parte de la Torre Pimentel

Los carteles publicitarios de varios negocios rodean la torre desde hace años.
Los carteles publicitarios de varios negocios rodean la torre desde hace años. / A. G.

Una batería de acciones urbanísticas permitirá la puesta en valor del BIC, rodeado por carteles de negocios y cerramientos desde hace años

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Es el monumento más simbólico de Torremolinos, pero la Torre Pimentel permanece desde hace años rodeado de carteles de negocios y cerramientos de terrenos colindantes que obstaculizan su visión desde varios puntos. El Ayuntamiento anunció ayer la puesta en marcha de una batería de acciones urbanísticas en la Cuesta del Tajo y alrededores con el objetivo de reducir esta afección visual. En otoño comenzarán las obras de remodelación de la zona, subvencionadas por la Diputación Provincial, para armonizar el paisaje del entorno de este Bien de Interés Cultural (BIC). Desde el Consistorio aseguran que la actuación requerirá «la colaboración del vecindario» para armonizar la cartelería de los establecimientos y embellecer el entorno.

Los trabajos incluirán un seguimiento arqueológico de las obras «para evitar cualquier posible pérdida de los valores históricos», según informan fuentes municipales. La iniciativa tiene lugar después de que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía solicitase al Gobierno municipal un informe sobre el estado de la Torre Pimentel y exigiese la inscripción de este BIC, que no aparecía en el Registro de la Propiedad, a nombre del Ayuntamiento. Esta petición tuvo lugar a raíz de una denuncia interpuesta por el historiador local Carlos Blanco, que en su escrito documentaba que la situación actual incumple el artículo 19 de la legislación por la que se rigen los (BIC), que hace referencia a la necesidad de proteger a los monumentos de la contaminación visual o perceptiva que degrade sus valores e interfiera en su visión.

Construcción defensiva

La torre, que durante décadas constituyó una de las principales construcciones defensivas de la zona, fue levantada por los nazaríes en el año 1300, aproximadamente. Posteriormente, en recuerdo del conde Rodrigo Pimentel, que ayudó a los Reyes Católicos en la toma de Málaga, recibió su nombre, aunque también es denominada Torre de los Molinos. Con más de diez metros de altura y dos plantas, la torre está declarada BIC desde 1985 y servía para la defensa de los manantiales y los molinos harineros de la zona. La creciente decadencia de su entorno en los últimos años, sin embargo, ha debilitado su condición como reclamo histórico y turístico del municipio.

Las obras de remodelación de la zona requerirán «colaboración vecinal» y empezarán en otoño

El Ayuntamiento ha anunciado que adoptará además medidas para controlar las construcciones e instalaciones que por su altura, volumetría o distancia puedan perturbar su percepción. Desde el Ejecutivo local han trasladado su «especial interés» por conservar los restos del travertino que forman los tajillos o acantilados que quedan sin ocultar por las edificaciones y por recuperar el Molino de la Bóveda para lograr un entorno «que enriquezca la visión de la torre nazarí y del paisaje desde esta atalaya».

Un informe urbanístico municipal advirtió ya en febrero sobre la obstaculización visual en el entorno de la Torre de los Molinos. Desde el Consistorio confirman que consta además un certificado de la Secretaría General sobre la referencia al BIC en el inventario de bienes inmuebles municipales y un proyecto básico de rehabilitación y conservación de la Torre Pimentel formulado por un técnico municipal en diciembre de 2014.

Fotos

Vídeos