Torremolinos cierra su plazo para pedir ayudas al IBI entre críticas vecinales

El aumento en los recibos generado por los cambios en el sistema de ayudas llega a cuadruplicar las cantidades abonadas en años anteriores

A. GÓMEZ.

::El Ayuntamiento de Torremolinos cierra hoy el plazo para solicitar la subvención al Impuesto de Bines Inmuebles (IBI) entre duras críticas vecinales por la subida en los recibos. Paradójicamente, este incremento, que en ocasiones llega a cuadruplicar las cantidades pagadas en años anteriores, no se corresponde a una subida impositiva sino a que las ayudas no se aplican de forma directa sobre las facturas, como ocurría hasta ahora. La localidad costera tiene uno de los tipos más altos del país, pese a que esta legislatura fue reducido hasta el 0,98 por ciento. La mayoría de beneficiarios de las subvenciones recibirá estas ayudas semanas o meses después de haber pagado el recibo, una situación que complica la economía de cientos de hogares del municipio y que ha generado un aluvión de protestas.

El Patronato de Recaudación Provincial ha ampliado el período de pago hasta el 20 de octubre. Desde la Delegación de Hacienda del Ayuntamiento recuerdan que es obligatorio solicitar la subvención aunque se haya recibido en años anteriores. En los recibos figura la cuota líquida íntegra, mucho más alta que en otras localidades vecinas debido a que, desde hace lustros, Torremolinos arrastra el tipo más alto de la provincia. La explicación del incremento en los recibos radica en las modificaciones introducidas en el sistema de subvenciones utilizado hasta ahora. La Abogacía del Estado interpuso un procedimiento contencioso administrativo contra el Ayuntamiento ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) con el objetivo de declarar «contraria a derecho» la modificación de la ordenanza fiscal que regula el IBI. En su escrito, el abogado del Estado sostenía que algunas bonificaciones no estaban contempladas en la normativa estatal (por ejemplo, la que discriminaba en función de los años de empadronamiento) y que el Consistorio carecía de competencias para incluir estas ayudas, salvo en los casos recogidos por la ley, como en viviendas de protección oficial y familias numerosas. Las ayudas fueron declaradas irregulares y anuladas por un acuerdo plenario.

El PSOE, que gobierna en minoría, aprobó in extremis un plan de ayudas al IBI que subvenciona entre un 25 y un 75 por ciento de los recibos en base a criterios de renta, con un máximo de 400 euros por vivienda. Por ejemplo, una familia con cuatro miembros deberá haber tenido unos ingresos brutos anuales de 44.730 euros o menos para beneficiarse del plan.

Fotos

Vídeos