Torremolinos aprueba sellar su vertedero ilegal, que convertirá en parque periurbano

Bajo tierra hay un millón de toneladas de residuos./
Bajo tierra hay un millón de toneladas de residuos.

Ayuntamiento y Junta acatan así la sentencia de Luxemburgo, que ordenó la clausura de una zona que debería haber sido regenerada hace lustros

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos clausurará su vertedero ilegal, que convertirá en un parque periurbano mediante un proyecto de regeneración que se prolongará durante dos años y tendrá un coste de ocho millones de euros. El Ayuntamiento aprobó ayer el documento, al que la Junta de Andalucía ya había dado luz verde, y cumple así con la sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que condenó a España por no haber adoptado las medidas necesarias para asegurar la correcta gestión de residuos en 61 vertederos. De estos basureros incontrolados que aún quedan en territorio nacional, el de Torremolinos es el único de Andalucía según Luxemburgo. Aunque permanece inactivo desde hace años, el vertedero no ha sido sellado ni regenerado, suponiendo «un peligro para el medio ambiente».

Este espacio debería haber sido clausurado en 2010, cuando el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Málaga ordenó su cierre, pero el proyecto de regeneración se ha postergado hasta ahora. La primera teniente de alcalde, Maribel Tocón (PSOE), asegura que el sellado «pone fin a uno de los capítulos medioambientales más negros de la historia de Torremolinos». La Junta de Andalucía hizo llegar en febrero al Consistorio el proyecto para el sellado y clausura del vertedero de Torremolinos, cuyo plan ha aprobado la Delegación de Urbanismo como paso previo y necesario para iniciar el proceso de licitación. Desde el Ayuntamiento espera que los trabajos comiencen este año.

El proyecto contempla una fase previa de estabilización del terreno, tras lo que se procederá al fortalecimiento de la impermeabilización. Una vez sellado correctamente, el vertedero deberá tener un seguimiento durante 30 años. En cuanto a los detalles técnicos, esta zona alberga un millón de toneladas de residuos, de las que 650.000 metros cúbicos se trasladarán a una nueva ubicación, sin que se haya especificado cuál. Los trabajos consisten en impermeabilizar el vaso del vertedero, colocar una red de drenaje e ir vertiendo capas horizontales. También se colocarán chimeneas para posibilitar la evacuación de gases y, por último, una vez sellado, se iniciará la regeneración de esta zona de la sierra con una capa vegetal.

En su sentencia, Luxemburgo señalaba que los requerimientos de la Junta de Andalucía para sellar el vertedero han estado rodeados «de una fuerte litigiosidad tanto en vía administrativa como judicial», en referencia a los recursos interpuestos por el Ayuntamiento en anteriores legislaturas, bajo mandato del PP. La polémica se remonta a 2006, cuando el Gobierno autonómico abrió un expediente sancionador al Consistorio tras constatar que el basurero no contaba con autorización administrativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos