Padres de un colegio de Torremolinos denuncian obras municipales en pleno horario lectivo

Los trabajos están destinados a retirar los árboles con riesgo de caída del patio infantil./A. G.
Los trabajos están destinados a retirar los árboles con riesgo de caída del patio infantil. / A. G.

El Ayuntamiento inicia trabajos con máquinas excavadoras por las mañanas y ordena frenarlos tras las críticas de familiares y oposición

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Padres y madres de alumnos del CEIP Palma de Mallorca, en Torremolinos, han logrado paralizar las obras municipales que estaban teniendo lugar en pleno horario lectivo en el patio reservado a alumnos de Infantil y primer curso de Primaria. El caso se remonta a octubre, cuando un pino de más de quince metros se desplomó sobre el patio minutos antes de que los niños salieran al recreo, una situación que provocó que familiares y trabajadores reclamaran una inspección del resto de la arboleda y su retirada en caso de suponer un riesgo. El Ayuntamiento encargó a una empresa la elaboración de un informe que analizara el estado del pinar. El Área de Medio Ambiente comunicó la imposibilidad de garantizar que no hubiera más desplomes de pinos, por lo que se acordó cortar y retirar todos los árboles de esta zona infantil.

La sorpresa para los padres y madres de los alumnos de este centro público llegó cuando los trabajos municipales de extracción y retirada de los ejemplares, obras que requieren varias máquinas excavadoras, comenzaron a realizarse en horario lectivo. «Es imposible que los niños se concentren así. En muchas clases se han dedicado a ver vídeos de YouTube porque las profesoras no tenían voz para que las escucharan por encima de los ruidos de las máquinas», detalla Carlos Torres, uno de los padres que solicitaron una reunión con el concejal de Educación, César Carrasco (PSOE), para exigir que se paralizara cualquier trabajo en horario lectivo. Aunque varios padres aseguran haber acordado que las obras iban a realizarse en Navidad, Semana Blanca y Semana Santa para no interferir en el desarrollo de las clases, el concejal socialista les explicó que la iniciativa de que las máquinas trabajaran también por las mañanas había sido consensuada con la dirección del colegio «para así avanzar con mayor celeridad».

Tras advertir de su intención de denunciar el caso ante la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía para frenar las actuaciones en horario de clase, Torres y otros padres y madres de alumnos se reunieron con Carrasco, a quien trasladaron la necesidad de que las actuaciones tuvieran lugar exclusivamente por las tardes o durante los fines de semana y los períodos vacacionales.

Tubería picada

Estos familiares también denuncian que las obras picaron una tubería, provocando que no pudiera accederse a los aseos, una incidencia ya solventada, y recuerdan que el Ayuntamiento instaló numerosas vallas metálicas en el patio: «Esas vallas son un peligro para niños tan pequeños, pero nadie pareció reparar en eso y tuvimos que ser nosotros, los padres, quienes pidieron que las cambiaran por vallas de plástico». Los padres también afirman que se han visto obligados a realizar algunas labores de mantenimiento ellos mismos, como la retirada de percheros o espejos, porque estas peticiones «tardan meses en ser atendidas».

Desde el PSOE, que gobierna en minoría, inciden en que los horarios de las obras fueron acordados con la dirección del centro. El PP, en la oposición, acusa a los socialistas de llevar a este colegio público «a una situación insostenible» y califica de «vergonzosos» los hechos. Por su parte, Carrasco alega que «siempre nos hemos puesto a disposición de las necesidades del centro» y considera que los ruidos originados por las obras en pleno horario lectivo «están justificados por la importancia de actuar lo más rápido posible» en un colegio donde asegura que «no se han hecho intervenciones de calado en años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos