Técnicos descubren «graves deficiencias» en la estructura del antiguo Ayuntamiento de Torremolinos

El Ayuntamiento iniciará una investigación por la falta de cuatro columnas de sustentación. /SU
El Ayuntamiento iniciará una investigación por la falta de cuatro columnas de sustentación. / SU

El edificio, que está siendo remodelado para su reconversión en mercado gourmet, carece de cuatro pilares y evidencia «riesgo de derrumbe»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los técnicos encargados de la remodelación del Patronato de Recaudación de Torremolinos, que será convertido en un mercado gourmet de Sabor a Málaga, han advertido del «serio riesgo de derrumbe» del edificio, situado en la plaza de la Independencia, al detectar la falta de hasta cuatro pilares de sustentación. El Ayuntamiento anunció ayer la apertura de una investigación para averiguar «cuándo y por qué se retiraron esos pilares». Estas graves deficiencias estructurales ampliarán el presupuesto de las obras, financiadas por la Diputación de Málaga. Como la subvención ya ha sido otorgada, el Consistorio asumirá el coste extraordinario derivado de la falta de pilares, valorado inicialmente en más de 60.000 euros.

Los trabajos de reconversión del antiguo edificio consistorial comenzaron en febrero y han sacado a la luz la amenaza de su estabilidad. La demolición de un muro que teóricamente debía ocultar cuatro pilares ha revelado que estas columnas «fueron eliminadas en algún momento», una situación a la que se suman las grietas detectadas en las arcadas exteriores del edificio, según informó ayer la primera teniente de alcalde y concejala de Urbanismo, Maribel Tocón. Desde el Consistorio inciden en que la falta de estas columnas supone «una actuación irresponsable» sobre la que se dirimirán «posibles responsabilidades».

Tocón asegura que el estado del edificio «ha arriesgado la seguridad de los trabajadores y de las personas que a diario pasan por aquí» y adelanta que el Gobierno local revisará «todos los expedientes de modificación y obras de mantenimiento acometidas en los últimos años para comprobar que se han hecho con su correspondiente proyecto, han contado con la autorización del concejal correspondiente y se han ejecutado conforme a la ley y la normativa urbanística». La Diputación ha invertido más de 329.000 euros en este proyecto, cuyas obras concluirán en noviembre. El importe que hay que abonar por la falta de estos pilares está dentro del límite de desvío presupuestario del 20 por ciento que permite el pliego del concurso público de adjudicación de las obras.

La reforma del proyecto y la adopción de todas las medidas de seguridad oportunas se han realizado en coordinación con los técnicos de la Diputación. «Se trata de una actuación necesaria para devolver la estabilidad al edificio», destaca Tocón. Las últimas obras que tuvieron lugar en ese edificio corresponden a la adaptación de las oficinas del Patronato de Recaudación y a los trabajos de mantenimiento y reparación de la cubierta, todas ellas durante la anterior legislatura. La concejala de Urbanismo reconoce que, por el momento, «desconocemos si la desaparición de los pilares se produjo como parte de estas últimas obras o anteriormente».

Las obras en curso recuperarán la actividad histórica de ese edificio como mercado, en este caso para la venta de los productos de la marca provincial Sabor a Málaga. La nueva instalación contará con más de una veintena de puestos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos