Suspenden el juicio contra el guardia civil implicado en el siniestro mortal de junio en Torremolinos

La cancelación se debe a no saber el juzgado que ya estaba en prisión. La Fiscalía solicita un año y medio de cárcel y lo acusa de dos delitos contra la seguridad vial

EUROPA PRESS

El Juzgado de lo Penal número 6 ha suspendido el juicio previsto para este martes contra el agente de la Guardia Civil implicado en el accidente ocurrido a finales de junio en la A-7, a la altura de Torremolinos, por un siniestro ocurrido en 2014. La vista oral se ha señalado para el 1 de junio de 2018.

Así, el juicio ha sido suspendido debido a que el juzgado desconocía que el acusado estaba en prisión desde junio por el siniestro mortal, por lo que no ha podido ser citado en el centro penitenciario en el que se encuentra.

El abogado en el caso que se juzgaba este martes ha explicado a los medios, tras la suspensión, que la citación para esta vista se realizó antes del ingreso en prisión, "pero después ha ocurrido lo de junio, está privado de libertad y este juzgado no tiene por qué saber que está en prisión y esta defensa tampoco", ya que, ha dicho, no lleva su representación en esa otra causa.

El accidente por el que el agente iba a ser juzgado este martes tuvo lugar el 26 de mayo de dicho año cuando el acusado conducía por la carretera que va de los municipios malagueños de Alhaurín el Grande a Fuengirola, en concreto, dentro del término municipal de Mijas.

En esta causa, la Fiscalía solicita un año y medio de prisión y lo acusa de dos delitos contra la seguridad vial, según las conclusiones provisionales, a las que ha tenido acceso Europa Press. Por contra, la defensa defiende la inocencia de su cliente y pide la absolución.

La acusación pública señala que el procesado, de profesión guardia civil, había "ingerido previamente tal cantidad de bebidas alcohólicas que le incapacitaba para el completo dominio de su vehículo". Así, se indica que circulaba con su vehículo "a una velocidad excesiva y superior a la que debería ser", debido a dicha ingesta; lo que presuntamente fue la razón por la que colisionó con un turismo y un ciclomotor, con lo que causó lesiones a tres personas, los conductores de ambos vehículos y un ocupante del coche.

El ministerio público indica que el acusado, al ser guardia civil, era "conocedor de los protocolos y forma de actuar en caso de accidente", pero tras ser advertido por un agente del cuerpo de que no podía ausentarse del lugar hasta que se hicieran las diligencias, "decide irse sin más, evitando y por tanto negándose a someterse a las pruebas de detección de alcohol".

Según el instituto armado, el acusado presentaba síntomas de intoxicación etílica, como rostro pálido, ojos brillantes, olor a alcohol y deambulación inestable. En el accidente ocurrido en junio pasado, dio positivo en alcohol y drogas y también "salió huyendo del lugar", según consta en el auto por el que se decretó su ingreso en prisión.

Además de la pena de cárcel, el fiscal solicita inicialmente la retirada del carné de conducir durante ocho años y que indemnice a los perjudicados.

Fotos

Vídeos