«Solo pido que haya una placa cuando mi hija crezca y me pida explicaciones»

El Ayuntamiento de Benalmádena instaló una valla de seguridad meses después de la tragedia. :/A. G.
El Ayuntamiento de Benalmádena instaló una valla de seguridad meses después de la tragedia. : / A. G.

El viudo de la mujer que falleció atropellada junto a un parque infantil en Benalmádena por un hombre que triplicaba la tasa de alcohol recoge firmas para que se instale un recordatorio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Salvador acude regularmente al parque infantil de la avenida Estrella del Mar, en Benalmádena, para dejar flores y peluches en el lugar donde su mujer falleció atropellada en octubre del año pasado. Alona estaba vigilando a su hija de cinco años cuando un conductor que triplicaba la tasa de alcohol permitida invadió el carril contrario hasta arrollar las mesas del quiosco colindante al parque. Tenía 35 años y fue la única víctima mortal del atropello. Ahora su viudo solicita al Ayuntamiento que instale una placa para recordarla. «Las flores y los peluches que llevamos acaban en la basura, no sé quién los tira, pero una placa o algún recordatorio permanecería ahí para siempre», explica Salvador, que pretende que el gesto sirva para concienciar sobre los peligros de la conducción bajo los efectos del alcohol y para tratar de poner palabras a la tragedia cuando su hija crezca: «Sé que me pedirá explicaciones y me gustaría llevarla a ese parque y que haya un recuerdo en memoria de su madre».

La voz de Salvador se quiebra cuando habla sobre su hija: «Lo lleva por dentro. Yo intenté explicarle que mami no iba a volver y que ya era una estrella, pero no quiere que la mencionen. Se echa a temblar cuando ve una ambulancia o a un policía. Los psicólogos dicen que está bien, pero tengo miedo de que le salga todo en el futuro». Alona y su hija estaban en otro parque del municipio, el de Arenal Golf, cuando una amiga la convenció de acudir a la avenida Estrella del Mar porque hay un quiosco con mesas donde tomar café. Ya allí, pidió que le cambiaran el sitio para vigilar más de cerca a la pequeña. Minutos después se produjo el fatal atropello. «Parece que todo estaba dispuesto esa tarde, no quiero pensarlo», lamenta Salvador.

La familia ha iniciado ahora una recogida de firmas para pedir al Ayuntamiento que instale una placa. «Sería más fácil que los grupos políticos se pusieran de acuerdo, pero el alcalde (Víctor Navas) me pidió que llevara 3.500 firmas», explica Salvador, que confiesa su «agobio» ante la petición: «No conozco a tanta gente». Ha dejado hojas para firmar en varios puntos de la localidad, como dos gasolineras o el complejo Holiday World, y acaba de abrir una petición en la página web change.org bajo el título ‘Una placa para recordar a Alona’.

Salvador y Alona, que trabajaba como camarera en Puerto Marina, se conocieron hace once años en Torremolinos. Desde entonces «no nos separamos». Habían programado un viaje en diciembre a Ucrania para ver a la familia de la joven: «No veía a su madre desde hacía varios años y estaba ilusionada. Su padre sí había venido de visita. Ambos cogieron un avión cuando les contamos lo que había pasado. Están destrozados».

Seis meses después de la tragedia, el Ayuntamiento de Benalmádena instaló una valla metálica en los alrededores del parque y del quiosco donde Alona fue atropellada. En la página web donde se recogen firmas para reclamar al Consistorio que coloque una placa han dejado sus comentarios otras madres que se encontraban allí cuando ocurrió todo: «Nos podía haber pasado a cualquier mami de las que vamos al parque». «Mi amiga y vecina querida, la persona más inocente y amable que existe», recuerda otro comentario. «No merecía morir de esa manera. Qué mínimo que se la recuerde» y «Servirá para concienciar a quienes siguen bebiendo y cogen el coche. Bastante nos castiga la naturaleza con enfermedades» son otras de las razones de los firmantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos