El sector andaluz del juego saca músculo en Torremolinos

Cerca de mil profesionales acuden a la cita, inaugurada ayer. :: sur
/
Cerca de mil profesionales acuden a la cita, inaugurada ayer. :: sur

El sexto expocongreso reúne a mil profesionales y confirma un leve aumento de ganancias que confía en consolidar con el nuevo reglamento

ALBERTO GÓMEZ

El sector del juego privado facturó el año pasado en Andalucía cerca de 1.420 millones de euros, dato que confirma el repunte de resultados registrado desde 2015, aunque aún lejos de los 1.878 que generaba en 2008. Las patronales valoraron ayer en Torremolinos, donde tuvo lugar la sexta edición del Expocongreso Andaluz sobre el Juego, la recuperación de un sector especialmente castigado por la crisis económica. Los profesionales han recibido con expectativas la entrada en del reglamento de apuestas deportivas y de competición de la Junta de Andalucía, que equipara esta actividad a la regulación del resto de comunidades autónomas y del que esperan contribuya a mejorar sus cuentas de explotación.

La recuperación se está trasladando a un sector que, según reivindican sus agentes, «juega un papel de servicio público en el ocio de los ciudadanos». El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, acompañado del director general de Patrimonio de la Junta de Andalucía, Antonio Miguel Cervera; el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; los directores generales de Tributos de la Comunidad de Madrid, Fernando Prat, y de Juegos y Espectáculos del País Vasco, Aitor Mikel Uriarte, y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara, entre otros representantes del sector público y privado, inauguraron la cita, que se celebra en el Palacio de Congresos y acaba hoy.

Este foro de negocios y exposición comercial reúne más de mil profesionales del gremio en Andalucía y el conjunto del territorio nacional, pertenecientes a empresas fabricantes, operadoras, de distribución, titulares de salones y representantes de la administración. Según los datos expuestos por Cervera, el sector generó en 2016 una facturación global de más de mil millones de euros entre máquinas recreativas, salones, bingos y casinos. El parque de máquinas recreativas repartidas en la comunidad autónoma asciende a 20.484, algo más de las 20.168 existentes el año pasado, mientras que los establecimientos con máquinas de juego en el territorio andaluz ha crecido también levemente hasta los 17.470 (17.377 al cierre de 2016), datos que corroboran la leve recuperación de este sector.

Alta fiscalidad

Una de las principales quejas que aún sostiene el sector es la alta fiscalidad que soportan las máquinas recreativas, que en 2017 reportarán a las arcas andaluzas unos 165 millones de euros. Andalucía soporta la segunda tasa más alta del país por explotación de estas unidades a pesar de ser una comunidad que se sitúa en el tercer puesto del vagón de cola por PIB. Veintidós empresas presentan en los 1.600 metros cuadrados de ocupación neta de la exposición comercial del congreso sus máquinas tipo B de nueva última generación y deportivas, así como de apuestas deportivas. La cita aborda en sus sesiones técnicas la situación del juego privado en hostelería y salones, las novedades y perspectivas de futuro y las máquinas de tipo B como catalizadores de la industria recreativa y de una cultura del juego y el ocio en España.

Entre las conquistas de la patronal está haber logrado, tras años de reivindicaciones, que la Junta autorice que las apuestas deportivas puedan realizarse desde locales físicos en Andalucía, como ya ocurría en el resto de comunidades autónomas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos