La mamá que dejaba a los niños en el cole y se iba a robar viviendas en Málaga

Efectos recuperados por la Guardia Civil y que ya han sido entregados a sus propietarios. /Sur
Efectos recuperados por la Guardia Civil y que ya han sido entregados a sus propietarios. / Sur

Cae un clan familiar acusado de robar en una veintena de casas en la Costa occidental

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

La ‘operación Reja 2017’, como la bautizaron los investigadores, nació de un fuerte incremento de los robos en domicilios en el litoral occidental de la provincia. Tras cuatro meses de trabajo, los agentes de la Guardia Civil han logrado identificar y detener a los supuestos miembros de un clan familiar que estarían detrás de una veintena de asaltos a viviendas habitadas.

La investigación, a cargo del Equipo de Policía Judicial de la Benemérita adscrito al cuartel de Mijas, ha permitido a los agentes constatar cómo este grupo criminal, compuesto por dos hombres y una mujer pertenecientes a una misma familia y vecinos de Fuengirola y Mijas, «llevaban cometiendo este tipo de delitos desde el pasado mes de marzo», según informó ayer la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga mediante un comunicado.

Las pesquisas desvelaron que la mujer, tras dejar a sus tres hijos en el colegio, supuestamente se trasladaba a realizar las vigilancias de las viviendas que luego robarían los otros dos miembros de la familia. Una vez elegido el objetivo más idóneo, los ladrones accedían mediante la técnica del escalo y empleando la fuerza: rompían las rejas de acceso a la misma –de ahí el nombre de la operación– haciendo uso de un gato hidráulico.

Mercado negro

Los investigadores del Instituto Armado, a tenor de las pruebas obtenidas, atribuyen a este grupo familiar una veintena de robos cometidos en las localidades de Mijas, Fuengirola y Benalmádena (tanto en el pueblo como en su núcleo poblacional de Arroyo de la Miel). Los delitos que se imputan a esta banda habrían sido cometidos entre marzo y agosto de este año.

En la operación ha sido detenida una cuarta persona presuntamente vinculada a esta red, un ciudadano de origen ghanés afincado en Málaga capital cuya misión era comprar los objetos sustraídos para posteriormente venderlos en el mercado negro, según la Guardia Civil.

En los registros domiciliarios efectuados por los agentes se ha intervenido una pistola del calibre 22 dispuesta para hacer fuego, dinero en metálico, numerosas joyas y efectos procedentes de los robos, así como 200 gramos de marihuana.

Durante las últimas semanas, los guardias civiles que han participado en la investigación han podido entregar a sus legítimos propietarios efectos que fueron robados en sus viviendas, si bien no se descarta que el avance de las pesquisas permita esclarecer otros robos cometidos por esta organización.

Los detenidos fueron puestos a disposición judicial acusados de los supuestos delitos de pertenecía a grupo criminal, robo con fuerza, tenencia Ilícita de armas, contra la salud pública y receptación. Tras interrogarlos, el juez decretó el ingreso prisión de los tres familiares detenidos y dejó en libertad al individuo ghanés, al que se investiga por receptación.

Fotos

Vídeos