Recogen más de 7.500 firmas para reconvertir la perrera en protectora

Asociaciones animalistas reclaman que la perrera sea reconvertida en protectora. :: a. g.
Asociaciones animalistas reclaman que la perrera sea reconvertida en protectora. :: a. g.

Tras el escándalo de Parque Animal, varias asociaciones exigen al Ayuntamiento que garantice que no habrá más sacrificios

ALBERTO GÓMEZ

Las asociaciones animalistas de Torremolinos han comenzado a movilizarse para solicitar al Ayuntamiento que reconvierta el parque zoosanitario municipal (perrera) en una protectora y retire la gestión del servicio a la actual adjudicataria. Resistencia Animal, que ya ha recogido más de 7.500 firmas a través de change.org, denuncia que decenas de perros y gatos se encuentran «totalmente abandonados» en las instalaciones actuales, donde «no se permite que acudan voluntarios», como ya ocurría cuando gestionaba Parque Animal, la asociación presidida por Carmen Marín, condenada a casi cuatro años de prisión por delitos de falsedad documental y maltrato animal.

En 2012, la actual concesionaria recibió el derecho de superficie de parte de la finca La Pellejera, donde está ubicado el centro, de manos de Parque Animal, a la que el Ayuntamiento cedió los terrenos por cincuenta años a finales de los noventa. Esta concesión a la actual adjudicataria del servicio, bajo gobierno del PP y posterior a la investigación del Seprona que derivó en la condena a Carmen Marín, estuvo rodeada de sombras por la falta de un concurso público. Asociaciones como Málaga Cero, Resistencia Animal, Animalistas en Acción o Afectados por Parque Animal han denunciado en varias ocasiones que la situación «no ha cambiado» desde que el PSOE accediera a la Alcaldía en 2015 y exigen que el Ayuntamiento reconvierta la perrera en una protectora para garantizar que no habrá sacrificios.

El contrato con la concesionaria venció en junio, cuando también expiró la convocatoria abierta por el Consistorio para adjudicar el servicio. Ninguna empresa, ni siquiera las que recibieron invitación directa, se presentó al procedimiento, de modo que los responsables actuales mantendrán la gestión, como obliga la ley en estos casos, hasta que haya al menos una oferta en la nueva convocatoria, que mejorará el presupuesto fijado en 67.000 euros anuales. Las asociaciones animalistas basan su petición en «la complicidad» entre la actual adjudicataria y Parque Animal, que predicaba una falsa política de sacrificio cero y cuya gestión acabó convertida en uno de los mayores escándalos de maltrato animal del país.

Listados manipulados

El Juzgado de lo Penal número 14 de Málaga condenó a Marín y a su ayudante por el sacrificio injustificado de cientos de perros y gatos y por manipular los listados de incineraciones remitidos al Ayuntamiento, que pagaba por estos servicios. Varios agentes de la Guardia Civil declararon durante las cuatro jornadas que duró el juicio que el Consistorio no había colaborado en la investigación y que los funcionarios habían recibido «órdenes directas» del anterior Gobierno municipal para no declarar ante el Seprona.

De forma paralela, el Juzgado de Instrucción número 5 de Torremolinos investiga la comisión de presuntos delitos económicos por parte de Carmen Marín y de una de sus hijas, a quienes la magistrada achaca un posible blanqueo de capitales por afrontar con dinero de la asociación gastos personales, como viajes en hoteles de lujo, comidas en restaurantes, compras en grandes almacenes o la reforma de su clínica. Desde el actual Gobierno local recuerdan que el Ayuntamiento se personará como acusación, como se acordó en pleno esta legislatura. El Juzgado también adjudica a Marín un posible delito de estafa por el arrendamiento de una caseta pública cedida por el Consistorio.

Fotos

Vídeos