El PP de Fuengirola se queda solo en su negativa a recuperar el Museo de Historia local

El edificio del Museo alberga un restaurante cerrado y una sala de exposiciones temporales. :/Iván Gelibter
El edificio del Museo alberga un restaurante cerrado y una sala de exposiciones temporales. : / Iván Gelibter

El edil de Cultura, Rodrigo Romero, reconoce en un tenso debate que la idea de quitar la pinacoteca para poner un restaurante fue «discutible»

IVÁN GELIBTERIVÁN GELIBTER

El Museo de Historia de Fuengirola ya es eso: historia. El PP hizo valer ayer su mayoría absoluta para terminar de enterrar un proyecto puesto en marcha en 2003 tras una inversión de 1,2 millones de euros, y que algunos años después decidió desechar para licitar un restaurante que ha tenido que ser rescatado en dos ocasiones.

La propuesta de Ciudadanos presentada ayer en el pleno ordinario de diciembre -y adelantada por SUR a principios de este mes- pretendía precisamente recuperar este edificio situado junto al Ayuntamiento y volver a poner las obras en exposición.

El portavoz de la formación naranja en la localidad, Javier Toro, repitió durante su intervención los mismos argumentos que el pasado mes de diciembre. Así, señaló que esta situación de «dejadez con respecto al patrimonio histórico» del municipio es «cuanto menos sorprendente». «Desde el Ayuntamiento de Fuengirola debemos poner los medios necesarios para dar a conocer el rico patrimonio arqueológico que poseemos y con ello, nuestro pasado. Vestigios de las civilización fenicia, la estatua de Venus y otros importantes restos continúan en el olvido y sin permitir su exhibición a los fuengiroleños», apuntó.

La moción contó con el apoyo de los otros grupos de la oposición (PSOE, IU y CSSP). Sin embargo, el edil de Cultura, Rodrigo Romero, no solo estuvo en desacuerdo, sino que en una dura intervención calificó la propuesta de «poco innovadora», y acusó a Toro y al resto de portavoces de pedir la recuperación de un museo «al que no han ido nunca».

En esa misma línea argumental, aseguró que la media de visitantes cuando estaba abierto era de «unas 100 personas al mes», aunque no mostró ningún informe. Lo que sí admitió durante el debate fue que la decisión de cambiar el Museo por un restaurante fue «discutible».

Una edil de CSSP, expulsada

Pese a ello, Romero sí explicó que el Ayuntamiento pretende abrir un centro de interpretación en el Castillo Sohail donde se expondrán las piezas de interés histórico. Relató que se está llevando a cabo un plan arqueológico en la Loma del Castillo que conllevará al menos seis años de trabajo en una superficie de 1.500 metros cuadrados. El objetivo es crear una gran ciudad arqueológica, un nuevo «aliciente turístico» en el que se daría un «papel preponderante» al pasado de la ciudad. Así, remarcó que ya se cuenta con la titularidad de las Termas de Torreblanca, hasta hace poco en manos privadas, para recuperar esos antiguos restos romanos tras años de negociación.

El último punto del pleno, los ruegos y preguntas, no fue menos tenso que el resto. La alcaldesa, Ana Mula, pidió a la Policía Local que expulsara de la sala a la edil de CSSP, Palmira Soto, después de llamarle al orden tres veces después de que ésta intentara relatar la historia de una familia con dificultades que están viviendo, tal como señaló, sin luz ni agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos