Puerto Marina cerró 2017 con más de 450.000 euros de beneficios «al legalizar los procedimientos»

Puerto Marina cerró 2017 con más de 450.000 euros de beneficios «al legalizar los procedimientos»

Benalmádena reconduce el rumbo de su sociedad más rentable tras años de escándalos por presuntos casos de corrupción que están siendo investigados

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La normalidad administrativa parece haber llegado a Puerto Marina para quedarse. Tras años de escándalos y casos de corrupción, la empresa municipal de Benalmádena cerró 2017 con 457.357 euros de beneficios contables, según el balance realizado ayer por el Ayuntamiento. Con las cuentas del Puerto saneadas, el Consistorio reconduce el rumbo de su sociedad más rentable. El alcalde, Víctor Navas (PSOE), achaca estos beneficios «al cambio en la gerencia», que ahora ostenta la formación independiente Alternativa por Benalmádena, socio de gobierno de los socialistas en una coalición en la que también están Costa del Sol Sí Puede, Izquierda Unida y los tres concejales no adscritos provenientes de Ciudadanos.

El Puerto también ha reducido su morosidad en unos 200.000 euros, hasta los 1,6 millones de euros de deudas pendientes de cobro. La concejala de Puerto, Encarnación Cortes (Alternativa), sostiene que los datos positivos responden a un aumento de la actividad y «son la consecuencia de nuestra apuesta por la legalidad y la regularización de los procedimientos administrativos». En 2016 la cifra de negocio arrojó un balance negativo porque la gerencia hizo frente al gasto generado por el proyecto de ampliación planteado en anteriores legislaturas, que nunca llegó a realizarse pero que tuvo un coste cercano al millón de euros, según fuentes municipales. El gerente de la empresa pública, Manuel Jiménez, asegura que «las cuentas reflejan la imagen real de la situación financiera del Puerto». El beneficio corresponde igualmente al incremento en los ingresos por atraques, que constituyen la principal fuente de negocio del recinto portuario, y en la venta de combustible, algo que evidencia «el mayor movimiento de las embarcaciones que acogemos», detalla Jiménez.

Auditoría

Una auditoría interna reveló en 2016 que el Puerto adjudicó el 66,19 por ciento de sus contratos entre 2011 y 2015, por valor de más de 2,9 millones de euros, a una serie de sociedades a nombre de tres empresarios. La investigación interna concluía que muchas de estas empresas fueron creadas semanas antes de que los proyectos salieran a concurso y que, pese a pertenecer al mismo administrador, competían entre sí para dotar de «una falsa apariencia de legalidad» a los procedimientos de adjudicación, una obra de ingeniería societaria que permanece en los juzgados y podría ser constitutiva de delitos de fraude, malversación de caudales públicos y prevaricación.

Estos empresarios mantenían vinculación con Unión Centro Benalmádena (UCB), la formación independiente liderada por Francisco Salido que controló el Puerto hasta 2014. Entre las supuestas irregularidades destapadas por la auditoría destaca el fraccionamiento de contratos «con la finalidad de disminuir su cuantía y eludir los requisitos de publicidad». En otros casos aparecen ofertas de empresas independientes, sin relación alguna con UCB, cuyos presupuestos podrían haber sido falseados. Del informe se desprende, tras analizar firmas y logotipos, que algunas sociedades nunca presentaron sus ofertas y que desde el Puerto se habrían elaborado falsos presupuestos que luego eran descartados en beneficio de alguna de las empresas involucradas en la presunta trama. El informe también señala que, para adjudicar algunos contratos, el Puerto solicitaba presupuestos a empresas distintas que pertenecían al mismo administrador único.

Superados estos escándalos, Puerto Marina regresa a la normalidad, aunque sin el esplendor de sus años dorados. El año pasado registró un incremento del diez por ciento en el tránsito de embarcaciones y mejoró todos sus indicadores económicos, algo que desde el Ayuntamiento consideran resultado de «una racionalización más profunda y un mayor orden que ha hecho posible un mejor control de los ingresos generados».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos