El PSOE se queda solo en el intento de convertir el museo de Torremolinos en sede judicial

El edificio permanece vacío pese a que se han invertido más de siete millones de dinero público. /SUR
El edificio permanece vacío pese a que se han invertido más de siete millones de dinero público. / SUR

El Ayuntamiento ultima un acuerdo con Justicia pese a que el PP, Podemos y Ciudadanos exigen el uso cultural del edificio de la plaza Picasso

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Como símbolo de la gestión más manirrota, un edificio de cerca de 4.000 metros cuadrados pagados íntegramente con dinero público continúa vacío y sin uso en la plaza Picasso de Torremolinos. El PSOE, que gobierna en minoría, prevé alquilárselo a la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía para unificar los juzgados, actualmente dispersos en tres deterioradas sedes ubicadas en la avenida Palma de Mallorca. El inmueble, cuyo coste supera ya los siete millones de euros según fuentes municipales, fue concebido como museo por el anterior equipo de gobierno, presidido por Pedro Fernández Montes (PP), pero el batacazo electoral de los populares y un informe de la Consejería de Cultura, cuyos técnicos rechazaron incluirlo en el catálogo autonómico al considerar que carecía de coherencia y fondos suficientes, estancaron el proyecto.

El edificio permanece vacío desde entonces pese a que las obras están prácticamente terminadas. Tras el cambio de gobierno, el equipo del alcalde José Ortiz (PSOE) ha evitado darle uso alegando que la finalización de las obras resulta inviable debido al estado de las arcas locales, que arrastran una deuda cercana a los 200 millones de euros. Ante este escenario, los socialistas contactaron con varias administraciones para negociar su alquiler a cambio de que la entidad arrendataria terminase los trabajos. Las críticas por el mal estado de los juzgados de Torremolinos, que también prestan servicio a Benalmádena, propiciaron que la Consejería de Justicia diese luz verde a la operación, de la que de momento no han trascendido detalles fundamentales como la contraprestación.

La última sesión plenaria, sin embargo, evidenció que el PSOE se encuentra solo en el intento de otorgar un uso administrativo al edificio. El PP y Costa del Sol Sí Puede exigen al Ejecutivo municipal que cumpla con su compromiso de poner en marcha un proyecto cultural. Tras presentar una enmienda para la creación de una mesa de trabajo que incluyese la participación ciudadana, los populares respaldaron una moción del partido instrumental de Podemos para que el edificio de la plaza Picasso sea destinado a fines culturales. Ciudadanos defiende que el inmueble debe servir como museo e insta al PSOE a elaborar un proyecto con este objetivo, pero la primera teniente de alcalde, Maribel Tocón, ya adelantó que el acuerdo con Justicia está ultimándose.

Palacio de Justicia

Ante la opción de que el inmueble sea finalmente adaptado como sede judicial, la oposición acusa al Gobierno liderado por José Ortiz de «querer deshacerse del edificio y tapar las vergüenzas de la Junta», que aún no ha cumplido su compromiso de construir un Palacio de Justicia en los más de 11.000 metros cuadrados de terreno cedidos por el Ayuntamiento en El Pinillo, un proyecto que está redactado a falta de que el Gobierno autonómico inyecte financiación. En caso de formalizar el acuerdo, los socialistas únicamente tendrían el apoyo de IU, que defiende la opción que resulte económicamente menos perjudicial para las maltrechas arcas municipales, según explicó su portavoz, David Tejeiro, durante el pleno.

La viceportavoz del PP, María José Jiménez, critica que los socialistas no hayan terminado el edificio pero hayan adquirido la Casa de María Barrabino por más de un millón de euros, precio al que habrá que sumar el coste de la rehabilitación de este inmueble del siglo XIX. Por su parte, desde el PSOE acusan a los populares de construir un edificio sin un proyecto sólido y despilfarrar más de siete millones de euros, además de alegar que los gastos de contratación de personal, climatización, vigilancia, seguros, adquisición de obras de arte y mantenimiento, sumado a la devolución del préstamo que el Ayuntamiento aún está pagando por este inmueble, dispararía el presupuesto por encima de lo que el Consistorio podría permitirse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos