La Policía detiene a cuatro personas por tráfico de drogas en un club de cannabis

A. GÓMEZ

Tres hombres y una mujer de entre 24 y 30 años han sido detenidos por la Policía Nacional en Benalmádena por dedicarse supuestamente a la venta y distribución de marihuana y hachís en un local registrado como una asociación de fumadores de cannabis. El presidente, el secretario y dos vocales de la asociación han sido arrestados por su presunta implicación en los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal por utilizar el local como «tapadera» para la venta de estupefacientes, según informó ayer la Policía.

Durante las pesquisas, los agentes identificaron a dos marroquíes, un español y un holandés que vendían sustancias estupefacientes a personas ajenas a la asociación y que acudían al local exclusivamente para adquirir estas dosis de droga. En los registros practicados, los investigadores se incautaron de 2.600 gramos de marihuana, 300 gramos de hachís, 2.345 euros en efectivo y un vehículo, entre otros efectos.

La investigación se inició a partir de que los agentes tuvieran conocimiento de la posible utilización del local, registrado como asociación de fumadores de cannabis, para la venta y distribución de hachís y marihuana. El atestado instruido y los cuatro investigados arrestados por su presunta responsabilidad en los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal han sido puestos a disposición de la autoridad judicial competente.

La Fiscalía Antidroga de Málaga investiga desde hace meses a cuatro clubes de cannabis en la provincia de Málaga por supuesto delito de tráfico de drogas. Sobre el papel, estos clubes deben contar con un número restringido de socios, todos ellos identificados, no pueden permitir sacar la sustancia a la calle, han de carecer de ánimo de lucro y tampoco pueden donar la droga ni favorecer el consumo de terceros. En la actualidad, ninguna ley ampara la existencia de los clubes de cannabis, de tal forma que están en una posición alegal.

En el caso del club de Benalmádena, sus instalaciones han sido precintadas en varias ocasiones por la Policía, sin que hasta ahora trascendieran los motivos. Los defensores de este tipo de locales alegan que la creación de estos clubes impediría que se establezcan otras entidades «que no respeten unos criterios de buenas prácticas en relación al consumo de cannabis» y aseguran que el tráfico de drogas «no es lo habitual» en estas asociaciones.

Más

Fotos

Vídeos