Podemos agrava su crisis interna en la Costa del Sol tras dos dimisiones

Podemos agrava su crisis interna en la Costa del Sol tras dos dimisiones

El secretario general del partido en Benalmádena renuncia a su cargo por diferencias ideológicas, como hizo el martes su homólogo en Fuengirola

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Podemos no sale de la crisis interna que arrastra desde hace semanas en la Costa del Sol. A la dimisión del secretario general de la formación morada en Fuengirola, Pedro Pérez, se suma la renuncia de su homólogo en Benalmádena, Félix Gil. El exparlamentario andaluz anunció ayer que abandona su cargo por discrepancias con «la línea política de Anticapitalistas, grupo que copó la dirección andaluza» en unas elecciones trasladadas al Juzgado de Málaga por presunta falta de garantías. Gil, expedientado por respaldar a los concejales de Costa del Sol Sí Puede en Benalmádena, ejercía en funciones su trabajo como secretario general.

En su comunicado, Gil se desmarca de la posición de Anticapitalistas respecto al proceso catalán y destaca que también lo han hecho los líderes de su partido a nivel autonómico y nacional, Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias. El exdiputado incide en que el principal motivo de su dimisión reside en que los anticapitalistas «han confundido la necesidad de cambiar la Constitución con ignorarla, llevando a millones de personas a un callejón sin salida». Gil reivindica que Podemos «necesita un cambio de dirección» en Andalucía y recuerda que existe una denuncia interpuesta por él mismo y otros miembros destacados del partido en la Costa del Sol contra la cúpula andaluza de la formación morada por presunta vulneración de derechos fundamentales.

Félix Gil denuncia que Anticapitalistas «ha confundido cambiar la Constitución con ignorarla»

La decisión de Gil tiene lugar un día después de que el secretario general de Podemos en Fuengirola renunciase al cargo por el malestar de parte de la militancia ante la impugnación de las primarias andaluzas del partido, anunciadas sin comisión de garantías democráticas. Esta situación provocó la rebelión de los secretarios generales de Podemos en Fuengirola y Benalmádena y del portavoz de Costa del Sol Sí Puede en Mijas, Francisco Martínez. «Nunca pensé que dicha acción iba a utilizarse políticamente para abrir brecha dentro del partido», lamentaba Pérez en la carta en que anunciaba su dimisión.

A su vez, la Comisión Andaluza de Garantías Democráticas de Podemos abrió expediente en octubre a varios cargos de Costa del Sol Sí Puede, el partido instrumental con que la formación morada concurrió a las elecciones municipales en varios municipios del litoral malagueño, por cobrar retribuciones. Es el caso de los dos concejales del partido en Benalmádena, Enrique García y Juan Ramón Hernández, que podrían ser expulsados de Podemos por recibir salarios propios del equipo de gobierno durante su etapa en la oposición, desde junio de 2015 hasta mayo de 2016, y por entrar posteriormente en la coalición presidida por el PSOE, de la que también forman parte Izquierda Unida, Alternativa por Benalmádena y los tres exconcejales de Ciudadanos.

Gil, el mayor respaldo de García y Hernández, también fue expedientado por este caso y reconoce que la dirección autonómica de Podemos ha intentado en reiteradas ocasiones que Costa del Sol Sí Puede rompiese el pacto de gobierno que mantiene con los socialistas, una posibilidad a la que el exparlamentario andaluz se niega afirmando que su integración en la coalición «permite conocer las cuentas públicas y parar desahucios».

Fotos

Vídeos