Una plataforma de Torremolinos reclama un ascensor en la estación de tren de La Nogalera

Participantes en la concentración convocada ayer. /A.G.
Participantes en la concentración convocada ayer. / A.G.

La parada incumple la ley de accesibilidad pese a los reiterados compromisos de Fomento de licitar las obras, un proyecto que Renfe asegura tener listo

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La estación de trenes de La Nogalera, en Torremolinos, continúa incumpliendo la ley de accesibilidad pese a los reiterados compromisos del Ministerio de Fomento de licitar las obras. Decenas de personas se concentraron ayer frente a esta parada de la línea del Cercanías Málaga-Fuengirola convocadas por una plataforma ciudadana compuesta por más de una veintena de colectivos, entre asociaciones y partidos políticos, que solicitan la instalación inmediata de un ascensor y el comienzo de las obras de accesibilidad. Este proyecto, que durante años ha servido como arma arrojadiza entre el PP y el PSOE en función de qué partido gobernara, aún no ha sido presentado.

La plataforma recuerda que las personas con movilidad reducida, con maletas o carritos no pueden utilizar la estación porque carece de ascensor y la escalera mecánica únicamente está operativa en sentido ascendente «y a menudo está rota» y ha convocado «una gran concentración de protesta» el próximo 10 de marzo a las 12 horas en la plaza de La Nogalera ante «los engaños de ministros, subdelegados, diputados e incluso concejales». La estación de Torremolinos es la menos accesible de la línea del Cercanías y una de las pocas instalaciones de este tipo que aún incumple la ley de accesibilidad en Andalucía pese a registrar una media superior a los 6.000 pasajeros al día.

La plataforma está liderada por la presidenta de la Asociación Síndrome de Turner, Trinidad Rico, en silla de ruedas: «Tenemos que bajarnos en La Colina o en Montemar Alto, y llevamos años escuchando promesas que nunca se cumplen». Entre los colectivos adheridos figuran otras asociaciones como Mercader (en ayuda a pacientes de ictus) o Adiscul (discapacidad), además de partidos como el PSOE, Izquierda Unida, Podemos y Costa del Sol Sí Puede o sindicatos como Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores o Sindicato Andaluz de Trabajadores. «Es hora de decir basta a la discriminación a uno de los pueblos turísticos más importantes de España y basta a la discriminación de sus personas mayores o con movilidad reducida», reivindicaron ayer.

Desde el PP achacan los retrasos a la petición del Ayuntamiento, bajo gobierno socialista, de ampliar el proyecto para realizar una reforma integral de la plaza y a la demora en el envío de documentación técnica necesaria para finalizar el plan de obras. La diputada popular Carolina España asegura que el proyecto, ya concluido, debe llevarse al consejo de administración de Renfe por su elevado presupuesto (7,5 millones de euros). El consejo tendrá lugar a finales de febrero, y tras este trámite podrán licitarse las obras. También la líder del PP local, Margarita del Cid, afirma que el expediente que obra en el Ayuntamiento «finaliza con un requerimiento que Fomento realizó en julio, sin que conste respuesta» por parte del Consistorio.

Requerimientos

En el PSOE, sin embargo, explican que todos los requerimientos de Fomento han sido atendidos «de forma inmediata» y acusan al PP de «tratar de volver a engañar a la ciudadanía confundiendo escritos oficiales con peticiones entre administraciones que son respondidas mediante correos electrónicos para una mayor fluidez de los trámites del procedimiento». La portavoz socialista, Maribel Tocón, sostiene que los técnicos municipales «saben que este asunto tiene prioridad absoluta» e incide en que el Ayuntamiento aún no ha recibido el proyecto definitivo, sino una síntesis remitida en enero. Hasta que el Consistorio no reciba el proyecto completo «no podrá emitirse el correspondiente informe favorable».

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, se comprometió el año pasado a que las obras comenzarían en enero de 2018. Con anterioridad, la exministra Ana Pastor anunció que los trabajos se licitarían en 2015. Mientras tanto, las barreras arquitectónicas siguen suponiendo una odisea, a veces insalvable, para discapacitados, personas mayores, usuarios con carritos de bebé o turistas cargados de maletas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos