Le piden tres años por herir con un hacha y un cuchillo a un vecino que le recriminó por ruido

Le piden tres años por herir con un hacha y un cuchillo a un vecino que le recriminó por ruido

El procesado estaba discutiendo con su pareja a gritos, por lo que los vecinos le llamaron la atención

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Todo empezó a raíz de una discusión de pareja. De ahí pasó a una pelea vecinal por ruido. Y acabó en un ataque con un hacha y un cuchillo. El presunto agresor, un hombre de 41 años, se enfrenta a una posible condena a tres años de cárcel y a una multa de 240 euros, según ha podido saber SUR.

Los hechos sucedieron el 27 de septiembre de 2011 –hace ya casi siete años– en la urbanización Plaza Residencial Madrid, en el núcleo benalmadense de Arroyo de la Miel. Según el escrito de acusación de la fiscal, el procesado se encontraba discutiendo con su pareja, «vociferando desde la calle hacia el piso ocupado por ésta».

En un momento determinado de la disputa, el hombre empezó a increpar al vecindario «de forma genérica», lo que motivó que una vecina saliera al balcón y le conminara a que dejara de molestar. Entonces, según la acusación pública, el individuo se dirigió a ella y le gritó «cállate, puta».

Aquel insulto provocó que la pareja de la mujer bajara a la calle a hablar con el procesado, según las conclusiones provisionales de la fiscal. Cuando se acercó, el acusado habría reaccionado agrediéndole con un cuchillo de 15 centímetros y un hacha de cocina de 10 centímetros de hoja.

La Fiscalía solicita para el acusado una pena de tres años de cárcel, una multa de 240 euros y una indemnización de 4.200 euros

La representante del Ministerio Público sostiene que le causó tres heridas incisas en la cabeza; una en un lateral, otra en la mejilla izquierda y la última, en el mentón. También le habría ocasionado erosiones tanto en la cabeza como en las extremidades, y una fractura en la mandíbula.

Las heridas que presentaba la víctima precisaron puntos de sutura, además de un tratamiento no quirúrgico de la fractura en la mandíbula y un control periódico en consultas externas del cirujano maxilofacial. Tardó 39 días en curarse, de los cuales en siete estuvo impedido para sus ocupaciones habituales. Le han quedado como secuelas un par de cicatrices que, en palabras de la fiscal, suponen un perjuicio estético ligero.

Para la representante del Ministerio Público, los hechos serían constitutivos de un delito de lesiones con uso de arma, por el que le pide una pena de tres años de cárcel, y una falta de injurias, por la que pide una multa de 240 euros, según el escrito de acusación.

La fiscal también solicita que se prohíba al acusado acercarse a menos de 200 metros de la víctima, de su domicilio, de su lugar de trabajo o de los lugares frecuentados por ésta, durante un periodo de tres años. Por último, pide que indemnice al perjudicado con la suma de 4.291 euros por los días que estuvo impedido y por las secuelas que le han dejado las lesiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos