El picudo rojo causa estragos en las palmeras del Hospital Marítimo de Torremolinos

Los efectos de la plaga del coleóptero resultan evidentes en varias palmeras del Hospital Marítimo de Torremolinos. /A. G.
Los efectos de la plaga del coleóptero resultan evidentes en varias palmeras del Hospital Marítimo de Torremolinos. / A. G.

La acción de este insecto, que perfora el interior de los árboles, ya ha provocado la muerte de varios ejemplares en los jardines del complejo

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Al Hospital Marítimo de Torremolinos se le acumulan los problemas. El centenario complejo sanitario, formado por varios edificios en evidente estado de deterioro, cuenta con varios jardines cuya imagen comienza a resultar desoladora por una plaga de picudo rojo. Este insecto, capaz de perforar galerías de más de un metro de longitud en los troncos de los árboles que habita, está causando estragos entre las palmeras del complejo. Las hojas de estos árboles presentan un aspecto amarillento, marchitadas por la acción del picudo, cuya presencia puede ser mortal para las palmeras. Usuarios y profesionales del complejo se quejan de que las especies afectadas están situadas en jardines utilizados de forma habitual para acceder de unos edificios a otros. La plaga ya ha provocado que varias palmeras tengan que ser cortadas.

La plataforma ecologista Torrenatura, que ha denunciado otros atropellos medioambientales en la localidad, como la dejadez en los pinares o la presencia de bolsas de basura con cadáveres de animales en la sierra, acusa al Ayuntamiento y la Junta de Andalucía de «ineficacia» a la hora de abordar este problema, que hasta el momento se ha saldado con más de una decena de palmeras muertas, cuatro de ellas cortadas y otras tantas infectadas. Ante la acción del picudo, el denunciante del caso, Sergio Morales, recuerda la necesidad de aplicar tratamientos de prevención con los productos fitosanitarios adecuados, trampas de feromonas y, en el caso de no poder salvar los ejemplares, la retirada inmediata para su destrucción con el objetivo de impedir que la plaga se expanda, como ha ocurrido.

La acción de este insecto puede resultar mortal para los árboles.
La acción de este insecto puede resultar mortal para los árboles. / A. G.

El picudo rojo no pica a personas ni animales, aunque debe tenerse cuidado al pasar cerca de las palmeras afectadas por la posibilidad de que estén huecas en su interior debido a las perforaciones de este insecto y se desprendan hojas pesadas o el propio tronco. Para evitar plagas, los restos de palmeras cortadas han de ser retirados de forma inmediata, ya que, al quedarse sin alimento, el picudo trata de habitar rápidamente otros ejemplares. Las palmeras atacadas por el picudo tienen solución si se actúa en cuestión de meses, en ocasiones incluso en uno o dos años. Su detección no resulta sencilla porque hay pocos signos externos visibles de que la plaga se haya apoderado del árbol, aunque en el caso del Hospital Marítimo resulta evidente por el color amarillento de las hojas y su debilitamiento.

Deficiencias

La plaga de picudo rojo no es el único problema que arrastra el complejo sanitario, azotado por diversas deficiencias desde hace años. Los edificios presentan fachadas agrietadas, humedades en los quirófanos, cornisas caídas, irregularidades en el suelo y mobiliario oxidado, una situación que ha sido denunciada en varias ocasiones por sindicatos, trabajadores, pacientes y grupos políticos.

La falta de inversiones y la antigüedad del hospital acentúa la necesidad de nuevas infraestructuras sanitarias en Torremolinos, aunque el Gobierno autonómico continúa sin poner en marcha el prometido proyecto de un Centro de Alta Resolución de Especialidades (CARE) y un tercer centro de salud.

Fotos

Vídeos