Comerciantes del centro de Torremolinos trasladan su «inquietud» por el impacto de las obras

Comerciantes y empresarios, ayer durante su encuentro con representantes del Ayuntamiento. /Sur
Comerciantes y empresarios, ayer durante su encuentro con representantes del Ayuntamiento. / Sur

Los empresarios muestran su «preocupación» por los efectos de los trabajos para peatonalizar la zona, que comenzarán en enero y durarán casi un año

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los comerciantes del centro de Torremolinos trasladaron ayer sus preocupaciones ante el inicio de las obras de peatonalización, que comenzarán el 8 de enero. Durante un encuentro con la primera teniente de alcalde y concejala de Urbanismo, Maribel Tocónc (PSOE), los empresarios expresaron su inquietud por los efectos que los trabajos tendrán sobre sus negocios. Tocón pidió «paciencia» y reconoció que las obras, que arrancarán de forma simultánea en la avenida Palma de Mallorca y la calle Hoyos para avanzar hacia la plaza Costa del Sol, serán «molestas» para los comercios, bares y restaurantes de la zona: «Es una obra necesaria para el progreso de Torremolinos y trataremos de causar el menor perjuicio posible».

Desde el Ayuntamiento sostienen que la peatonalización supondrá «la regeneración económica del centro y una mejora en la calidad de vida de los vecinos». La mayoría de empresarios reconoce que el corte al tráfico de vehículos, una medida de la que se cumplen dos años, ha provocado «un aumento en el consumo», aunque se muestran «preocupados» por las consecuencias que pueden tener las obras, que se prolongarán hasta noviembre de 2018, y por posibles retrasos en el final de los trabajos sobre el calendario inicial. La Asociación de Comerciantes y Empresarios de Torremolinos (ACET) respalda el proyecto diseñado por el arquitecto malagueño Salvador Moreno Peralta e incluso ha financiado la maqueta donde se muestra el resultado final de la zona, que protagonizará una de las mayores transformaciones urbanísticas de la localidad en los últimos lustros.

Otros comerciantes, sin embargo, defendían el proyecto de semipeatonalización abanderado por el Círculo de Empresarios de Torremolinos (CET), que nació en contraposición a la ACET. Tocón recordó que los trabajos se pararán durante Semana Santa. La primera fase, que contempla el levantamiento del suelo y la adaptación de la infraestructura a mejoras en servicios como la canalización de agua o la implantación de gas natural y fibra óptica, concluirá el 31 de mayo. Desde el Consistorio afirman que la acera «no se verá afectada, por lo que el desarrollo de la actividad comercial podrá realizarse con relativa normalidad».

La primera teniente de alcalde anunció que se dejarán abiertos «todos los accesos posibles» a la plaza «para que sea fácil transitar y poder acceder a todos los negocios con el objetivo de minimizar el impacto en sus ventas». El Ayuntamiento pondrá en marcha un canal de comunicación directa con los comercios afectados a través de una línea telefónica para informar en tiempo real del proceso y el calendario de los trabajos.

Terrazas en la vía pública

Tocón también aseguró ayer a los comerciantes que el Consistorio estudiará las soluciones para cada negocio «ante los problemas que puedan generar las obras», como en el caso de que no se pueda materializar la ocupación de terrazas en la vía pública. En la segunda fase, que finalizará en noviembre, las obras consistirán en la pavimentación, la instalación del mobiliario urbano y trabajos de jardinería y colocación de la gran pérgola que coronará el bulevar peatonal. Las obras tendrán un coste de 2,5 millones de euros, según adelantó Moreno Peralta el pasado lunes, y cambiarán la fisionomía de más de 10.100 metros cuadrados. El proyecto contempla la creación de la plaza María Barrabino frente al histórico inmueble que fue propiedad de esta mujer, clave para el desarrollo de la zona en el siglo XIX, y adquirido recientemente por el Ayuntamiento por más de 1,1 millones de euros. La plaza contará con la escultura ‘Los oficios’, realizada por Elena Laverón en 1999.

El PP, en la oposición, anunció ayer que ha denunciado ante el Ayuntamiento la adjudicación de los proyectos de la plaza Costa del Sol. La viceportavoz popular, María José Jiménez, asegura que la adjudicación del diseño del proyecto por contrato menor a Moreno Peralta lo inhabilita para participar «en cualquier licitación posterior con el mismo objeto, según la ley». Los populares aseguran que el arquitecto malagueño partió «en posición de ventaja respecto a los demás licitadores» y denuncian un fraccionamiento del contrato, un asunto que han trasladado al Área de Intervención. Jiménez considera que se ha producido «una irregularidad en el procedimiento» y anuncia que el PP llevará el asunto a los tribunales en caso de que el interventor no elabore el informe solicitado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos