La oposición pide la municipalización del servicio de limpieza de Fuengirola

Un empleado realiza labores de limpieza en Fuengirola./I. G.
Un empleado realiza labores de limpieza en Fuengirola. / I. G.

Solo Ciudadanos pide un nuevo concurso, que a su juicio debe convocarse con la mayor «celeridad» posible

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El futuro abandono por parte de la empresa Urbaser de la concesión del servicio de limpieza de Fuengirola -tal como se lo comunicó su dirección local a los trabajadores el pasado jueves- ya ha tenido las primeras reacciones. La oposición de centroizquierda en el municipio (PSOE, IU y CSSP) pide la municipalización del servicio tras considerar «fracaso» el modelo actual. El portavoz de Izquierda Unida, José Miguel López, señaló a este periódico que el modelo privado se ha demostrado como «fallido» y que el Ayuntamiento debería apostar por lo público. En su perfil de Facebook, además, el portavoz municipal fue un paso más allá y señaló: «Que se vaya Urbaser por donde ha venido y que desde el Ayuntamiento se gestione de forma pública: mejor servicio, mejores condiciones laborales y más ahorro para el pueblo».

En esa misma dinámica se pronunció también el portavoz de Costa del Sol Sí Puede, Pedro Pérez, que señaló que si bien cada municipio tiene sus peculiaridades, en el caso de Fuengirola, «y visto lo visto», habría que apostar por la municipalización.

Desde el PSOE, aunque con matices, también están cerca de las tesis de la municipalización. La posición de la formación en Fuengirola, según su portavoz, José Manuel Serrato, es la de «defender los intereses de los ciudadanos y ciudadanas de Fuengirola», y que ello les lleva a perseguir mejores servicios con menores costes para los administrados, «con independencia de la modalidad de prestación que se emplee (municipales o privadas a través de licitación del servicio)».

Eso sí, sostiene que en este caso concreto y a la vista de los acontecimientos «y previniendo que obligar a mantener el servicio a Urbaser va a significar cuando menos, conflictos laborales», asegura que «parece recomendable» que se rescate el servicio por el Ayuntamiento. «La remunicipalización también ha de pasar por un estudio del impacto económico que ella conlleva porque previsiblemente se ha de hacer un enorme esfuerzo en inversión de activos (instalaciones, vehículos...) y por ello entiendo que se ha de ser cauteloso y examinar detenidamente esta situación», sentenció.

El único partido de la oposición que no se siente identificado con la municipalización es Ciudadanos. Su portavoz, Javier Toro pidió en primer lugar que el Ayuntamiento exija los daños y perjuicios por rescisión del contrato en base a las garantías entregadas. «Posteriormente a eso, y con la mayor celeridad posible, se debe convocar un concurso para que las empresas puedan participar con los nuevos criterios que se impongan. Y para ello debe haber tres pilares fundamentales: que dé la mejor calidad y servicio: que respete los derechos de los trabajadores que van a se van a absorber; y que en la relación calidad-precio, sea la empresa más razonable de todas», enumeró.

Urbaser, en silencio

Aunque de momento siguen sin trascender los motivos exactos de este abandono de la concesión (SUR ha intentado recabar la versión de la empresa en estos dos últimos días, pero sin éxito), los trabajadores reconocen que se deslizó en el marco de la reunión que la empresa estaba perdiendo dinero con el servicio, justo ahora además cuando tocaba revisar al alza el convenio.

Desde el Ayuntamiento aseguraron el martes que Urbaser no estaría técnicamente abandonando la concesión, sino que habrían planteado una «resolución pactada» del contrato por intereses comerciales de la propia empresa. Pese a ello, estas mismas fuentes sostienen que no procede ninguna resolución pactada «porque no existe ningún argumento que la ampare».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos