El nivel de cocaína del guardia civil del accidente mortal de Torremolinos era alto

Imagen del siniestro. /Nieves Castro
Imagen del siniestro. / Nieves Castro

Un informe de los forenses del Instituto de Medicina Legal de Málaga concreta las sustancias que presentaba el agente tras el análisis de su orina

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

La investigación abierta tras el accidente mortal ocurrido en la A-7 el pasado 28 de junio, en el que tres turistas que iban en un taxi resultaron fallecidos y otros tres familiares suyos heridos graves, sigue arrojando nuevos datos sobre lo ocurrido aquel día. La novedad la aporta un informe realizado por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Málaga (IML), en el que se recoge que el nivel de cocaína que presentaba Miguel, el guardia civil detenido como supuesto responsable del siniestro, era alto.

Así se plasma en un estudio, al que ha tenido acceso este periódico, realizado a una muestra de orina del procesado. Tras el siniestro, el sargento dio positivo en consumo de cocaína y ahora este informe del IML revela que el nivel de cocaína y de benzodiacepinas era alto, a la vez que descarta la presencia en su organismo de otras sustancias estupefacientes. En concreto, se marca con un + los resultados positivos y con un ++ el positivo alto. Este último sería el caso del sargento en cuanto a las dos sustancias anteriormente citadas.

Los tres heridos graves en el accidente siguen hospitalizados

Mientras el procedimiento judicial continúa su curso, los tres turistas que viajaban en el taxi siniestrado y que presentaban lesiones graves tras los hechos siguen ingresados. Según explica el abogado Manuel Temboury, que junto a su equipo representa a esta familia, se recuperan en un centro privado de Barcelona de sus heridas.

Se trata de tres mujeres de 16, 50 y 18 años de edad, que presentaban quemaduras en la piel por el roce con el asfalto, así como importantes fracturas, como de fémur o de columna, tal y como asegura el letrado, sin que haya que lamentar que ninguna de ellas haya quedado en estado de tetraplejia.

Asimismo, el abogado indica que estas mujeres han pasado por diversos hospitales, situados en Málaga capital, en Marbella y finalmente en el de Barcelona. Al respecto, apunta que está previsto que en los próximos días reciban el alta hospitalaria, tras lo que tienen pensado regresar a su país, ya que son originarias del Reino de Barhein.

Por otro lado, el abogado informa de que el juzgado que lleva esta causa ha emitido un auto en el que declara insuficiente la cantidad consignada por la aseguradora del guardia civil para el resarcimiento de las responsabilidades civiles que puedan derivarse para las víctimas que iban en el taxi. La suma ingresada, según el documento, es de 392.704 euros.

Sin embargo, no es lo único en lo que el procesado por el accidente, en el que también hubo cuatro heridos más de carácter leve, dio positivo. También lo hizo en el test de alcoholemia, arrojando en los resultados positivos finales un nivel de 0,43 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, siempre según se recoge en el informe definitivo sobre el accidente llevado a cabo por guardias civiles de Tráfico.

Precisamente, en este mismo documento, los agentes destacan la presencia de las citadas sustancias en Miguel, así como las consecuencias en su actitud al volante. En este sentido, se afirma que la combinación detectada de consumo de alcohol con cocaína produjo en el sargento una conducción agresiva y eufórica, originando una menor concentración y percepción alterada. De hecho, este aspecto se considera la causa principal del siniestro, ya que es aquella de todas las que intervienen sin la cual no se habría producido el accidente.

En el informe se continúa indicando que se aprecia una falta de atención en la conducción del procesado. Al respecto, se concreta que esto originó que no percibiera que una curva que estaba trazando a su derecha finalizase, por lo que continuó con su trazado, se desplazó al carril derecho y colisionó con el Renault Latitude que conducía Pedro por la A-7 en sentido Algeciras, a la altura a la que esta vía se une con la AP-7 a su paso por el municipio de Torremolinos.

Después de este primer impacto, Pedro logró controlar y detener el vehículo, mientras que el sargento de la Benemérita continuó con su trayectoria hacia la derecha, cruzó la zona excluida a la circulación que separa las dos vías y embistió la furgoneta taxi Mercedes Benz Vito en la que viajaban los turistas. Entonces, ambos vehículos quedaron momentáneamente enganchados, siempre según la apreciación que han hecho los investigadores sobre la forma en la que se produjo el accidente.

Mientras el Hyundai I.40 en el que iba Miguel dio un giro y quedó orientado en sentido contrario al inicial, el taxi sufrió un desplazamiento hacia su derecha e inició una serie de vuelcos. Tras ello, cinco de sus seis ocupantes salieron despedidos del interior del habitáculo antes de que la furgoneta se detuviera, quedando volcada sobre uno de sus laterales.

Otro estudio

Pese a que se trata del informe definitivo de la Benemérita, aún quedan aspectos del siniestro por dilucidar. El principal de ellos es conocer la velocidad a la que circulaba el sargento detenido. El Departamento de Investigación y Reconstrucción de Accidentes de Tráfico de la Guardia Civil se encuentra estudiándolo.

Por su parte, el equipo de abogados que representa a los fallecidos y heridos del taxi –compuesto por los letrados Manuel Temboury Moreno, Mario Rodríguez Prieto, Inmaculada Muriana Jiménez y Bettina Ortega Briesemeister– han encargado un informe paralelo para determinar lo ocurrido.

Fotos

Vídeos