Nace una cría de gibón de mejillas doradas en Bioparc Fuengirola

Nace una cría de gibón de mejillas doradas en Bioparc Fuengirola

Con apenas un mes de vida es única en España

SUR.ES

“Los expertos observan un comportamiento curioso en los nacimientos de los simios: el acontecimiento suele ocurrir de noche y probablemente esté más próximo al amanecer que al anochecer. Y así creemos que ocurrió con Ares” comenta Jesús Recuero, veterinario y director técnico de Bioparc Fuengirola mientras cuenta cómo vivieron en el departamento de Bioparc Fuengirola el último nacimiento.

El departamento de zoología de Bioparc Fuengirola vive muchos nacimientos a lo largo del año. Todos ellos son importantes ya que las especies que se reproducen en el parque forman parte de programas de conservación europeos y suponen un paso más en la conservación de la especie.

La madrugada en la que ocurrió el nacimiento, el departamento de zoología comenzó su jornada habitual y, aunque ya sabían que Ares, hembra de gibón de mejillas doradas, estaba preñada, se sorprendieron cuando al acceder para dar las primeras alimentaciones, vieron a la pequeña y pelona cría de larguísimos brazos abrazada a su madre con total naturalidad.

Abrazo, signo de salud

Según los veterinarios la cría goza de muy buena salud y observan un buen comportamiento en ambas. Uno de los indicadores de los que se ayudan es ver que la cría se agarra al pelo de la madre, comportamiento instintivo que realizan los primates al nacer y signo ineludible de que gozan de buena salud.

Una de las grandes características que hacen única a la especie es que todas las crías al nacer son rubias, como adaptación para confundirse con el pelaje de la madre cuando son pequeñas y ésta las transporta por el bosque. Pasado tres años aproximadamente el pelaje de las crías macho se vuelve negro, mientras que las hembras, se vuelven oscuras por un corto periodo de tiempo hasta que, alcanzada su madurez sexual, vuelven a tener el pelaje rubio definitivo.

Durante los primeros seis meses tanto personal del parque como visitantes podrán ver a la cría abrazada a su madre, la cual como buena hembra de gibón, pasa la mayor parte del tiempo en las alturas, entre la vegetación de los árboles, saltando de rama en rama y siempre acompañada por Den, orgulloso padre del recién nacido.

Primates monógamos

Los gibones son famosos por su increíble habilidad para moverse entre las ramas, lo que se llama braquiar. Pero además, una de las grandes características y diferencias con otros primates es la forma en que se relacionan y forman grupos. En esta especie lo habitual son grupos compuestos por un macho, una hembra y sus crías, las cuales en edad madura se irán y formarán su propio grupo. Además, estas relaciones se mantienen durante toda la vida por lo que se trata de relaciones monógamas, a diferencia de lo habitual en primates donde lo habitual es encontrar grupos en los que un macho convive con varias hembras con las que se reproduce.

Estado y acción para la conservación

El gibón es una especie propia del sudeste asiático. De las diecisiete especies que existen hoy día, todas ellas están en peligro de extinción e incluso algunas se encuentran en grave peligro.

La Asociación europea de Zoos y Acuarios desarrolla el programa para la conservación y reproducción del gibón de mejillas doradas, primate que habita en selvas de Vietman, Laos y Camboya. Este programa trata de conservar la especie y para ello la asociación cuenta con la acción de zoos de diferentes partes de Europa que participan en el programa reproduciendo la especie y aportando conocimientos sobre su comportamiento. Entre ellos, Bioparc Fuengirola es el único parque zoológico en España que participa en este programa desde que en 2003 inaugurara el área del Sudeste asiático y llegara la primera pareja de gibones de mejillas doradas.

En los últimos doce meses, solo han nacido cuatro crías de gibón de mejillas doradas en cautividad, siendo la última la nacida en el parque de animales malagueño. Los programas de conservación y reproducción europeos tienen una misión fundamental. Además de brindar la oportunidad a los ciudadanos de conocer especies que de otra forma no podría conocer, a través de esta experiencia los parques zoológicos inculcan la necesidad de querer conservarlas, a ellas y los hábitats en los que habitan.

Fotos

Vídeos