Nace en Bioparc una cría de gibón de mejillas doradas, una especie única

Ares, la madre, con su cría recién nacida. :: sur
/
Ares, la madre, con su cría recién nacida. :: sur

IVÁN GELIBTER

Tan solo unos días después de que se anunciara la llegada de Harau, el tigre de Sumatra, Bioparc Fuengirola ya cuenta con un nuevo miembro. Se trata de una cría de gibón de mejillas dorada, una especie única, ya que todas las crías al nacer son rubias, como adaptación para confundirse con el pelaje de la madre cuando son pequeñas. Esta las transporta por el bosque, y pasados tres años aproximadamente el pelaje de las crías macho se vuelve negro, mientras que las hembras se vuelven oscuras por un corto periodo de tiempo hasta que, alcanzada su madurez sexual, vuelven a tener el pelaje rubio definitivo. Por este motivo, la cría no tiene nombre al no saber si se trata de un macho o de una hembra.

Durante los primeros seis meses tanto personal del parque como visitantes podrán ver a la cría abrazada a su madre, la cual pasa la mayor parte del tiempo en las alturas, entre la vegetación de los árboles, saltando de rama en rama y siempre acompañada por Den, padre del recién nacido. Según los veterinarios de Bioparc, la cría goza de muy buena salud y observan un buen comportamiento en ambas. Uno de los indicadores de los que se ayudan es ver que la cría se agarra al pelo de la madre.

Fotos

Vídeos