Mula asegura que Urbaser no abandonará el contrato de limpieza

La sesión plenaria de ayer fue larga y no exenta de polémica entre los grupos políticos. /SUR
La sesión plenaria de ayer fue larga y no exenta de polémica entre los grupos políticos. / SUR

La alcaldesa de Fuengirola considera que la amenaza de abandono es un «montaje», mientras que la empresa guarda silencio sobre qué hará a corto plazo

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Urbaser cumplirá los cuatro años de concesión del servicio de limpieza en Fuengirola. Así lo aseguró ayer la alcaldesa, Ana Mula, en su turno de intervención sobre este asunto en la sesión plenaria, mientras que consideró que tanto la amenaza de marcharse (comunicada a los trabajadores hace dos semanas), como la petición de la resolución pactada, es un «montaje». Después del revuelo formado hace dos semanas cuando este periódico se hizo eco de que la empresa había anunciado a los trabajadores que abandonaba el servicio, la sesión plenaria del mes de enero en el Consistorio estuvo prácticamente centrada en este asunto. De esta manera, el edil de Limpieza, Pedro Vega, presentó una moción para precisamente denegar una «resolución pactada» del contrato, tal como había solicitado Urbaser a través de una carta dirigida al Consistorio el pasado 29 de noviembre.

Esta petición, basada en un informe de Intervención, fue apoyada por todos los grupos políticos de la oposición, a excepción de Costa del Sol Sí Puede, que se abstuvo. Sin embargo, en el último turno de intervenciones, la alcaldesa, Ana Mula, pidió la palabra para «tranquilizar» a los vecinos de Fuengirola, asegurando que pese al anuncio de los trabajadores, la empresa no abandonará el servicio. «Para que todos nos quedemos tranquilos: Urbaser me ha dicho que va a seguir prestando el servicio hasta la finalización del contrato», señaló Mula. «Serán los cuatro años iniciales, porque la prórroga es voluntaria. Hasta donde yo sé, se va a seguir cumpliendo, y nosotros vamos a seguir exigiendo el cumplimiento exhaustivo del contrato», sostuvo la primera edil.

A pesar de este consenso, Mula aprovechó el punto para cargar contra la oposición: «Me resulta curioso que ustedes hablen aquí de que esto es un montaje de la empresa, a mí también me parece que esto es un montaje -matizó la regidora- porque las cuentas no le cuadran. ¿Qué hubiera pasado si la empresa que ustedes querían se hubieran llevado el contrato?», se preguntó Mula. «Si a Urbaser, que no era la más barata, las cuentas no le cuadran, qué hubiera aburrido con este servicio si se hubiera optado por la más barata. Ustedes criticaron duramente a los técnicos municipales que informaron favorablemente con este proyecto. Fíjense cual hubiera sido la situación», sostuvo.

Alquileres para mayores

Pese a esta afirmación de la alcaldesa, nadie de Urbaser confirmó ayer esta información. Tal como viene haciendo este periódico desde que saltara la información en primera instancia, se intentó recoger la versión de la compañía y, una vez más, sus responsables no quisieron responder a las llamadas ni a los mensajes. De esta manera, a partir de ahora se abre un tiempo en el que Urbaser deberá tomar una decisión: seguir con el servicio o bien hacer lo que advirtió a los miembros de comité de empresa, que no era sino abandonar la concesión de manera unilateral.

El otro punto polémico del día fue el que afecta a la aprobación de un reglamento que permitirá que mayores con escasos recursos puedan compartir una vivienda de titularidad municipal. Las fuerzas políticas de la oposición criticaron duramente que el PP beneficie a las pensiones más altas «para que paguen menos quiénes más tienen». Los usuarios habrán de abonar una cuota del 25% de todos los ingresos netos mensuales, hasta un máximo de 150 euros. Así, se da la paradoja de que un usuario que tenga una pensión de 1.000 euros pagará 150 euros (15% de sus ingresos), mientras que una persona que cobre una pensión de 600 euros pagará un 25%, lo que para IU supone un «escándalo».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos