Muere una joven de 24 años intoxicada por la mala combustión de un calentador de gas en Torremolinos

Muere una joven de 24 años intoxicada por la mala combustión de un calentador de gas en Torremolinos

El cadáver fue hallado en un piso de Torremolinos donde la víctima se hallaba con su novio, que también manifestó síntomas de la inhalación de monóxido

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

La Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte de una joven de 24 años cuyo cadáver fue hallado hace hoy una semana en el jacuzzi de un piso de Torremolinos. Las pesquisas apuntan a que la chica falleció ahogada tras resultar intoxicada por la mala combustión de un calentador de gas, según ha podido confirmar SUR.

La secuencia de los hechos comenzó el pasado día 2 de febrero, cuando la joven se dirigió en compañía de su novio a una vivienda propiedad de la familia de este último en Torremolinos. Al parecer, ambos decidieron darse un baño en una especie de jacuzzi y cayeron en un profundo sueño.

El joven avisó a los servicios de emergencias sobre las 2.30 horas de la madrugada del sábado día 3 y alertó de que su pareja se había quedado dormida en la bañera y no respondía. Los sanitarios no pudieron hacer nada por salvarla y se limitaron a confirmar el deceso. A partir de ahí, el caso quedó en manos de los investigadores.

Al parecer, la chica murió ahogada en un jacuzzi tras perder la consciencia por la intoxicación

Especialistas de la Brigada de Policía Científica realizaron una minuciosa inspección ocular del lugar donde se halló el cadáver. Los agentes comprobaron que el calentador de gas estaba dentro de la misma habitación donde se encontró muerta a la joven. Tenía la carcasa retirada y, al parecer, no había una buena combustión.

A partir de esa inspección ocular y de los primeros resultados de la autopsia, los investigadores manejan como principal hipótesis una muerte accidental. Según dicha teoría, que encuentra respaldo en todas las pruebas acumuladas hasta el momento, los dos jóvenes habrían estado inhalando el monóxido de carbono que emitía el calentador por la mala combustión del gas, extremo que finalmente tendrá que acreditar la investigación policial y el informe definitivo de la autopsia.

Aunque ambos resultaron intoxicados y entraron en un profundo estado de somnolencia, solo ella cayó dentro de la bañera. Las pesquisas apuntan a que la joven murió ahogada, pero a causa de la intoxicación por monóxido de carbono. En términos forenses se la conoce como la «muerte dulce» por el estado de sopor que provoca en el organismo –el monóxido no produce sensación de ahogo ni de asfixia–, por lo que las víctimas no se percatan de lo que les está sucediendo.

Hay algunos consejos a seguir para reducir el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono en el hogar. Los equipos deben ser colocados por personal autorizado y revisados periódicamente y hay que estar atentos a las evidencias del mal funcionamiento de un aparato, como son la disminución del abastecimiento del agua caliente, la existencia de hollín en los aparatos de calefacción y elementos de ventilación, la detección de un olor extraño o a quemado y el aumento de la condensación dentro de ventanas. La llama de los calentadores debe ser de color azul, sin ruidos ni bordes naranjas o amarillos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos