Mijas recuperará la nave de bomberos en menos de un mes

La antigua nave de bomberos se encuentra en el límite de ambos términos municipales. / Iván Gelibter

El Ayuntamiento de Fuengirola entregará el inmueble tras la sentencia dictada por el TSJA

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El Ayuntamiento de Mijas va a recuperar en la primera quincena de septiembre la antigua nave de bomberos que, aunque se encuentra en término municipal mijeño, está siendo usada actualmente por el Consistorio fuengiroleño. Tal como ya adelantara este periódico hace unas semanas, tras varios años de polémica y un litigio judicial, finalmente el entendimiento entre ambas administraciones va a permitir que este inmueble pase a formar parte de los mijeños. «Esta nave vuelve a manos de los mijeños de las cuales nunca tenía que haber salido», señaló ayer el alcalde, Juan Carlos Maldonado.

La polémica se origina porque Fuengirola habría estado utilizando a lo largo de los años esta nave situada en el municipio. Con el paso del tiempo, construyó su propia nave y el Ayuntamiento mijeño dice estar en su derecho y deber de solicitar la devolución de dicho inmueble a los vecinos, «hecho que denegó la entonces regidora y ahora Parlamentaria del Partido Popular, Esperanza Oña además de la actual alcaldesa, Ana Mula», sostienen fuentes consultadas por SUR. Estas circunstancias desembocaron en un proceso judicial interpuesto por Fuengirola donde solicitaban las instalaciones a modo de pago por un presunto consorcio de bomberos del que pedían a Mijas 4,5 millones de euros por los servicios prestados en esta materia.

El TSJA falló a favor de los mijeños, y recoge en la sentencia que no ha existido consorcio de bomberos en ningún momento, por lo que el Ayuntamiento de Mijas no adeudaría nada por concepto alguno al de Fuengirola. Esos son los motivos por lo que, consideraron entonces, no tiene sentido que el consistorio fuengiroleño siga ocupando un edificio que no le corresponde.

Aparte de las solicitudes verbales, desde Mijas se le hizo un requerimiento formal y por escrito con fecha 14 de septiembre de 2016 a la regidora fuengiroleña para que devolviera en el plazo de un mes el inmueble, y que a juicio de los representantes mijeños fue «ignorado y no contestado», razón por la que comenzaron el proceso de desahucio de la nave.

El penúltimo capítulo de esta historia ocurrió cuatro meses después, cuando la primera edil de Fuengirola, Ana Mula, envió una misiva a su homólogo mijeño, Juan Carlos Maldonado, en la que le anunciaba que va a devolverles el inmueble. Mula señalaba que entregarán el inmueble, pero siempre que dicha entrega vaya acompañada de un documento que declare que ambos ayuntamientos declaren «ejecutados» los acuerdos adoptados «entre corporaciones».

Fotos

Vídeos