Mijas intentará salvar el parque empresarial tumbado por la Junta

Medio Ambiente señala que no se puede cambiar la calificación de los terrenos en 30 años por afectar a zonas que se quemaron en 2010 y 2012

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El proyecto del parque empresarial de Mijas ha visto esta semana cómo la Junta de Andalucía, a través de un informe de Medio Ambiente, quedaba temporalmente paralizado debido a que los terrenos escogidos no eran factibles para su urbanización debido a varios motivos diferentes y a priori insalvables. Pese a ello, desde el Ayuntamiento de Mijas ya se están planteando modificarlo para poder atender a la legalidad.

Este proyecto, previsto en la finca Las Cuatro Suertes de La Atalaya (a nueve kilómetros del casco urbano y conectada a la carretera A-7053), renació en la primavera de 2016 tras 13 años de bloqueo institucional. Declarado de Interés Social el 29 de noviembre de 2002 (fue ratificado el 1 de octubre de 2011) y adquiridos los terrenos por 232 empresarios en 2003, este parque ha estado prácticamente paralizado a raíz de esta última fecha y, sobre todo, desde que la Junta de Andalucía aprobó el Plan de Ordenación Territorial de la Costa del Sol (POT) en julio de 2006. La sentencia del Tribunal Supremo del pasado noviembre de 2015, que anulaba de pleno derecho el POT, devolvió entonces la ilusión a 223 empresarios (cuenta con nueve menos, pero hay casi 200 empresas en lista de espera) que, ahora sí, contaban con el apoyo de todos los partidos políticos. Ya fue eliminada la calificación de 'Protección de Interés Territorial' de los terrenos del parque, lo que llevó a restituir la calificación a urbanizable en función del Plan General de Ordenación Urbana actual.

Suelo quemado

Entonces, se anunciaron una serie de preceptivas modificaciones al PGOU para allanar el camino a los responsables del enclave, que anunciaron que construirían una tecnópolis «moderna e innovadora». De esta manera, los responsables del parque trasladaron a la concejalía de Urbanismo la modificación de elementos como el Estudio de Tráfico y la Memoria de Sostenibilidad Económica, solicitados por el Ayuntamiento para ser presentados a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta para que ésta le diera el visto bueno.

El parque, con 1.560.000 metros cuadrados, de los que 937.771 serán urbanizables, tiene el fin de dar empleo a 4.500 personas (500 de ellas durante la construcción), por lo que esperaba convertirse en uno de los grandes motores del impulso económico de la Costa del Sol. El problema, precisamente, es que la Junta ha decidido rechazar esta modificación del PGOU debido, entre otras cuestiones, a que buena parte de este suelo se quemó en los incendios de 2010 y 2012, por lo que la ley impide la recalificación del mismo en al menos 30 años. Además, y según la resolución, existen algunas de estas partes en las que habitan especies de aves protegidas, lo que también haría imposible cambiar el terreno a urbanizable.

Desde el Ayuntamiento, señalaron ayer a SUR que esto no acaba con el parque empresarial de Mijas, sino que trabajarán ahora para «modificarlo» de forma que se ajuste a los parámetros que establece la legislación. Aunque no aclaran si esto significará reducir el espacio, sí sostienen que se han puesto manos a la obra para «rehacer» el proyecto «en el menor tiempo posible».

Temas

Mijas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos